Tres detalles a seguir

Todos ahora nos sentamos para contar los días hasta el 25 de Julio cuando los Texans rompen la tranquilidad para iniciar la furia y ritmo del campamento de pre temporada. Muchas cosas han cambiado desde que el equipo fue sorprendido por los Colts en el partido de playoff la temporada pasada. Son estos cambios y ajustes al plantel que tienen a todos emocionados por lo que seráan los preparativos para ls temporada 2019.

Entre todas las estrellas en el plantel de los Texans, sólo hay uno que tiene las llaves del éxito del equipo. En su mano y brazo derecho para ser más específico. El QB Deshaun Watson entra a su tercera temporada con el equipo, pero en apenas su primera etapa de preparación completa como el titular. Como novato no entró al campamento como el titular y la temporada pasada no estaba al 100% en su regresó de la lesión que cortó su temporada estelar de novato. Para el 2019 Watson se encuentra en una buena situación en lo que se refiere al manejo del esquema ofensivo. Más importante, ahora cuenta con un par de personas nuevas que se encargarán específicamente en ayudarle para mejorar.

Tim Kelly es el nuevo coordinador ofensivo. Los Texans bajo Bill O'Brien ahora cuentan con su segundo coordinador, posición que básicamente no existía la temporada pasada en los Texans. Kelly trabajó como entrenador de alas cerradas las últimas dos temporadas con los Texans, después de lo que fue una temporada como asistente en la línea ofensiva y dos temporadas como quality control con el cuadro ofensivo.

La segunda persona será el entrenador de mariscales experimentado Carl Smith. EN su expediente Smith cuenta con ganador de Heismann en Matt Leinert de USC, así como campeones de Super Bowl en Russell Wilson. Es esta experiencia la que posiblemente le será más útil en su trabajo con Watson.

Deshaun ahora tendrá a dos personas dedicadas a él en el momento que sale de la cancha entre series ofensivas. Esto aunado a su conocimiento del esquema ofensivo puede ser la receta perfecta para crear un ataque verdaderamente explosivo.

Otro aspecto que se presta para hacer todo esto una realidad es el regreso de Will Fuller al esquema ofensivo, junto con Keke Coutee. Ambos receptores han comprobado ser muchachos capaces de cambiar partidos. El trio de Fuller, Coutee y Rey de todos lo receptores DeAndre Hopkins le dan a los Texans y a Watson, potencialmente el mejor grupo de receptores en toda la liga. La velocidad de Fuller cambia coberturas y esquemas defensivos. Keke tiene la capacidad de crear un pase corto en una jugada grande. Hopkins por su parte hace lo que quiere y en contra de cualquier esquinero que se atreve a tratar de marcarlo. Watson sin duda tiene excelentes opciones a su disposición.

Del otro lado del balón, los Texans cuentan con un cuadro defensivo que ha tenido cambios en dos de los cuatro puestos principales de la defensiva secundaria. Pero uno de esos titulares que regresa, el safety Justin Reid fue la sorpresa del draft 2018 para los Texans. Reid tiene olfato de balón. Es seguro como tackleador y como integrante de la última línea defensiva es lo más seguro que los Texans han tenido en la posición jamas en su historia. En ésta su segunda temporada, Reid sin duda estará más cómodo en el esquema y esto será de gran impacto para el esquema defensivo en general.

Estos son sólo algunos de los detalles a seguir entrando al campamento de los Texans. El inicio del mismo está a menos de cinco semanas.

Advertising