Posibilidades para Texans en el Draft

Nos encontramos a menos de una semana del Draft de la NFL. El gerente general de los Texans Brian Gaine busca cumplir la tarea que no ha sido realizada en hace un buen rato. Reforzar la línea ofensiva a largo plazo con talento joven. Más aya de reforzar la línea ofensiva el equipo tiene que encontrar esquineros, un corredor y posiblemente un receptor tarde en el draft. Los Texans cuentan con siete selecciones totales. Su primera es la número 23 global. Houston tiene dos selecciones de segunda ronda, la número 54 y 55 y luego una selección en cada ronda desde la tercera hasta la séptima ronda del draft.

Pero iniciamos con algunas posibilidades de primera ronda. Aquí los Texans tienen una oportunidad de encontrar un tackle de calidad que resuelva la debilidad principal de la línea ofensiva.

No cabe duda que el mejor jugador disponible en la posición es el gigante Jonah Williams de la Universidad de Alabama. Después de él se encuentra Andre Dillard de Washington State y luego Cody Ford de la Universidad de Oklahoma. Para conseguir a Williams los Texans van a necesitar ascender del puesto número 23. Pero por el hecho de que cuentan con dos selecciones de segunda ronda, esto puede convertirse en realidad si están convencidos con uno de estos dos estelares.

Williams es físicamente imponente y es un buen atleta. Como el tackle izquierdo titular de uno de los mejores equipos universitarios de las últimas temporadas, Williams se proyecta para ser titular inmediato y Pro Bowler en el futuro. Jonah ha jugado ambos puestos de tackle y aunque algunos lo proyectan como guardia en la NFL, su trayectoria con el Crimson Tide confirma que tiene las herramientas para tener éxito en el perímetro de la línea ofensiva. En las últimas dos temporadas en Alabama, Williams permitió sólo una captura de QB y 3 golpes sobre el QB. Para poder seleccionarlo, los Texans sin duda tendrán que realizar un intercambio para entrar mínimo entre las primeras 10 selecciones y esto puede que sea mucho a pedir.

 La segunda opción sería entre Dillard de Washington State y Cody Ford de Oklahoma. Dillard es un buen atleta con buena agilidad y ha jugado el puesto de tackle izquierdo. Pero es notable que una de las críticas más fuertes en su expediente es el hecho de que físicamente no es tan poderoso como un tackle izquierdo ideal. Demostró la tendencia de ser vencido a base de poder en el Pac 12. 

La otra posible opción en la posición de tackle es Ford. El ex Sooner formó parte de una de las mejores líneas ofensivas de las últimas dos temporadas. Los cinco titulares de las últimas dos temporadas serán seleccionados en el draft de la NFL en su momento y Ford sin duda merece consideración en la primera ronda. El único problema es que Ford jugó como tackle derecho. Titular sólo una temporada. Su mejor cualidad es su potencia física y el hecho de que juega con una mentalidad de no sólo bloquear pero destruir al jugador en frente de él. El hecho de que tiene el potencial de aprender y mejorar más que los otros dos jugadores mencionados pueden hacer de Ford la mejor opción. De hecho su potencia física le puede dar una mejor dimensión a Ford ya que en el peor de los casos puede ser estelar en la NFL como guardia.

Si el equipo no hace movimientos o los tres tackles han sido seleccionados, los Texans fijarán su mirada al esquinero de LSU Greedy Williams. El joven tiene la capacidad de marcar personalmente a cualquiera. Mide 6'1” y tiene excelente rapidez. Con las bajas del plantel de Kareem Jackson, el siempre lesionado Kevin Johnson y un Jonathan Joseph que acaba de cumplir 35 años de edad, el reforzar el puesto de esquinero con un jugador de su calibre sería genial.

En la primera ronda cualquiera de estos cuatro jugadores reforzarían un puesto de necesidad en el plantel. Veremos si los Texans pueden mantenerse en el puesto número 23 o si Gaine tiene que realizar algunas maniobras para encontrar su jugador ideal en la primera ronda.

The 2019 Houston Texans Cheer Tryouts is underway at the Houston Methodist Training Center!

Advertising