Gran esfuerzo se queda corto, pero...

La temporada de los Texans inició con una de las derrotas más increíbles en la historia de la franquicia. El rendimiento del equipo fue espectacular y Deshaun Watson demostró que verdaderamente es un QB estelar en la NFL. Pero el equipo dejó un triunfo en la cancha del Mercedes-Benz Superdome al caer en contra de los Saints por marcador final de 30-28. El partido termina como una derrota pero claramente los Texans demostraron que son capaces de ir a cualquier estadio y jugarle al tu por tu con los mejores de la liga. Y que quede claro que Drew Brees y los Saints se encuentran entre los mejores de la liga y los Texans, si no por la mejora patada de gol de campo en la vida de Will Lutz, estuvieran celebrando un triunfo estupendo.

En la primera mitad del partido, los Texans permitieron capturas de QB en las primeras dos series ofensivas. Las atrapadas se dieron en cruces entre el ala defensiva y el tackle en la cual Laremy Tunsil fue bloqueado y sacado de su protección sobre Cam Jordan quien eventualmente encontró a Watson. La segunda captura se dio en un cruce pero con el LB Damario Davis y los jugadores de linea defensiva. Ambas fueron situaciones de cinco contra cinco en la línea de golpeo y en ambas los Texans reaccionaron tarde para intercambiar los bloqueos y poder proteger a Deshaun. EL resto de la primera mitad fue mucho mejor para la línea ofensiva. El resultado, los Texans entraron en rítmo y el trabajo del juego terrestre destacó por parte de los Texans.

La combinación de Duke Johnson y Carlos Hyde marcó una diferencia impresionante en el ataque ofensivo de los Texans. En el partido se combinaron para 140 yardas en sólo 19 acarreos. Un promedio de más de siete yardas. Y con las 40 yardas de Watson los Texans sumaron un total de 180 yardas en contra de la que fue la tercera mejor defensa defendiendo el juego terrestre la temporada pasada. Si este es el juego terrestre que los Texans van a presentar consistentemente, la ofensiva va a ser imparable. Esto es lo más importante de lo que el equipo demostró en el Superdome y lo que a largo plazo es de mayor impacto.

DeAndre Hopkins, después de los tres pases que no pudo asegurar en el primer cuarto, sacudió las malas vibras y retomó su gran nivel acostumbrado para terminar el partido con ocho recepciones para 111 yardas y dos TD's. Will Fuller regresó a la cancha y contribuyó con 2 recepciones para 69 yardas incluyendo una atrapada de 54 yardas que le dio la chispa al ataque ofensivo de los Texans después de lo que fue la intercepción de Whitney Mercilus. De Whitney hablamos un poco más tarde.

Houston Texans take on the New Orleans Saints at the Mercedes-Benz Superdome for the first game of the 2019 NFL Season.

Deshaun Watson por su parte demostró a lo largo del partido que es un líder, y un monstruo de jugador. Su tercer pase de TD en el partido en la serie de dos jugadas después de que fue golpeado toda la noche incluyendo las seis capturas de QB que sufrió en el partido, fue un ejemplo de su precisión en momentos determinantes. El pase de 37 yardas para Kenny Stills, para lo que fue el TD de la ventaja con 37 segundos por jugar en el partido, fue colocado perfectamente a las manos del receptor a pesar de que tenía presión en el momento del pase. Watson, con tres pases de TD y uno más por tierra, confirmó su grandes. Las seis capturas de QB permitidas, son demasiadas y esto tiene que cambiar. Con más tiempo en la cancha con Laremy Tunsil y cuando se de el regreso de Tytus Howard, quien se perdió el partido debido a su lesión de mano que sufrió en el campamento, la línea ofensiva va a jugar mejor.

La defensa por sub parte jugó una primera mitad estelar. Whitney interceptó un balón que rompió una racha de 104 pases consecutivos en la zona roja sin intercepción y ese robo de balón impulsó a los Texans a lo que fue el primer TD de la temporada. La defensa limitó a los Saints a sólo tres puntos en la primera mitad y Alvin Kamara logró un total de sólo 20 yardas totales en los primeros 30 minutos de juego. Números impresionantes por parte de los muchachos de Romeo Crennel. Pero en la segunda mitad Drew Brees y compañía despertaron como se esperaba. Iniciaron los Texans en una cobertura de zona que le permitió a Brees entrar en ritmo y los Saints aprovecharon. En el cuadro defensivo Mercilus marcó la pauta con una captura de QB y la intercepción ya mencionada. Sin duda los Texans van a necesitar más de esto de Mercilus esta temporada.

Claramente fue una derrota que desinfla los ánimos de la afición de los Texans. Pero cuando repasamos el rendimiento del equipo, queda claro que los Texans son uno de muy pocos equipos en toda la liga que son capaces de ir al Superdome y darle este tipo de batalla a los Saints quienes necesitaron una patada de gol de campo de milagro para ganar el partido.

Es sólo la primera fecha. A largo plazo lo que vimos de los Texans debe de mantener las expectativas en lo alto para lo que puede ser la temporada 2019.

Los Texans reciben a los Jacksonville Jaguars en el partido de apertura en el NRG Stadium y toda la acción la pueden escuchar en la Cadena en Oficial en Español de los Texans en Houston en Mega 101 FM a partir de las 11:30 AM este próximo Domingo.

Check out the best Week 1 images from Texans team photographer Zach Tarrant. Presented by Houston Methodist.

Advertising