Arruinarle la fiesta a Peyton


Está más en llamas que un pimiento rojo habanero, justo cuando está por aventurarse hacia dentro del estado de la estrella solitaria. Y el mariscal de campo de los Colts Peyton Manning tiene una oportunidad de hacer historia este domingo en el Reliant Stadium contra los Texans.

En caso de que en las últimas semanas ustedes hayan estado en una cueva aislada de la información de football, Manning necesita solamente cuatro pases anotadores para igualar lo que una vez se pensaba imposible de alcanzar, la marca de Dan Marino de mayor cantidad de pases de anotación en una sola temporada, con 48 de ellos.

Eso significa que habrá muchísima atención sobre el segundo encuentro de la temporada entre los Colts y los Texans. Un simple vistazo al plano de los palcos de prensa muestra que algunos sujetos creen que la marca puede ser quebrada este domingo. Sports Illustrated está viniendo al a ciudad, como también Los Angeles Times, New York Times e ESPN.

"Empezó realmente cuando Peyton alcanzó los 40 (pases anotadores)", dijo el entrenador en jefe de los Colts Tony Dungy. "Esta semana tenemos aquí a un montón de gente. Imagino que la cantidad aumentará. Realmente no puedo hacerme una idea por lo que pasó (Roger) Maris, o por lo que atravesaron (Barry) Bonds, (Mark) McGwire y (Sammy) Sosa. Nosotros jugamos solamente una vez en la semana. La atención que he tenido en estas últimas tres o cuatro semanas fue extenuante. Afortunadamente podemos dejarlo atrás tan pronto como sea posible."

Los números de Manning en el rubro de pasadores esta campaña, y en particular el último mes, son escalofriantes: 44 pases anotadores contra solamente nueve intercepciones, y un índice de pasador de 126.3. Su competidor más cercano en anotaciones es el mariscal de campo de los Vikings Daunte Culpepper, con 30. El que más se le acerca en índice de pasador es el mariscal de campo de los Eagles Donovan McNabb (110.4).

Considere que con solamente siete pases anotadores en los últimos cuatro partidos de la temporada 2004 Manning igualará el total conseguido por todo el equipo de los Texans en sus dos primeras temporadas combinadas. Houston tuvo 22 touchdowns en 2002 y 29 en 2003.

Solamente cuatro semanas atrás, Manning lanzó cinco pases anotadores en un triunfo 49-14 sobre los Texans en Indianapolis. En los siguientes tres partidos, lanzó 13 más, al tiempo que los Colts se convertían en solamente el tercer equipo en la historia de la liga en anotar al menos 40 puntos en cuatro partidos consecutivos.

Pare ser justos, Manning cuenta con un equipo increíble trabajando alrededor de él, desde una línea ofensiva injustamente disminuida en las consideraciones hasta uno de los mejores corredores de la liga (Edgerrin James), pasando por un prolífico trío de receptores, encabezados por el habitual participante del Pro Bowl Marvin Harrison. Pero Manning es quien hace funcionar el motor de Indy.

"Es muy consistente, pero a la vez muy explosivo", reflexionó el mariscal de campo David Carr. "Nosotros podemos realizar jugadas grandes en ofensiva, pero a veces carecemos de la consistencia, y ellos no. Son muy consistentes. Te hacen una jugada grande, después otra más grande, y te anotan. Es algo digno de verse. Es muy impresionante."

¿Entonces qué hace que Manning sea tan efectivo en esta ofensiva?

Esa es una excelente pregunta. Consultémoslo al esquinero Aaron Glenn, quien ya se enfrentó a Manning 12 veces.

"No es el hecho que es difícil de leer", dijo Glenn. "Es el hecho que él conoce dónde ubicar el balón. Cuando estamos usando una técnica hacia el interior, es lo suficientemente inteligente como para lanzar el balón hacia el exterior, haciéndole difícil a un esquinero lograr una jugada sobre el ovoide. Sea cual fuere la marcación que realice el defensa, él se asegurará de darle a su receptor la mejor oportunidad de alcanzar el balón."

Además, a los Colts les gusta apretar el acelerador desde temprano y hasta el fnal. Tras 12 juegos, Indianapolis anotó 32 puntos más que sus oponentes en el primer cuarto y 69 más en el segundo. Una vez que los Colts alcanzan la ventaja, les permite a su defensiva arriesgarse contra la ofensiva rival y tomar sus oportunidades. ¿El resultado? Un margen de cortes-entregas de balón de más 16, el mejor de la liga. Indianapolis saltó a una ventaja de 21-0 en el mediotiempo en Houston el 14 de noviembre, y más tarde anotó dos veces defensivamente.

Para que los Texans tengan éxito este domingo, deben ocurrir tres cosas. Primero, una buena ofensiva es a menudo la mejor defensiva. Manning no puede hacer daño desde las líneas de banda, por lo que los Texans deben cuidar cada serie ofensiva como si fuera de oro.

"Sabemos que debemos colocar el balón en la zona de anotación y anotar touchdowns", dijo Carr. "Los goles de campo realmente no cuentan en un partido como este, por la manera en que anotan ellos. Cualquier defensiva que les juegues, igualmente ellos van a anotar sus puntos. Entonces cuando lleguemos a la zona roja deberemos anotar touchdowns."

Segundo, los Colts van a acumular sus yardas. La clave es prevenir la jugada grande, lo que Houston no hizo cuatro semanas atrás. Manning se conectó con el receptor Brandon Stokley en una anotación de 69 yardas y con el ala cerrada Dallas Clark para otra de 80. Esa clase de jugadas puede desmoralizar a las defensivas. Los Texans quieren que los Colts trabajen duro, y después limitar sus viajes a la zona roja, sea esto forzando entregas o intentos de goles de campo. Los Texans lo interceptaron a Manning dos veces en Indianapolis, pero el juego ya estaba definido para entonces.

"Deberemos tener cuidado de todo lo que hagamos", dijo el entrenador en jefe Dom Capers. "Peyton y su ofensiva tendrán sus yardas. Lo hacen contra todos. Pero, nosotros tenemos que hacer lo que pensamos que es debido para ser competitivos y tener una oportunidad de ganar."

Y finalmente, los Texans podrían utilizar la ayuda proveniente desde las gradas. Manning realmente no tuvo problemas jugando en estadios abiertos, pero dos tercios de sus pases anotadores (29 de 44) fueron en estadios con techo, en seis partidos jugados en el RCA Dome y en uno dentro del virtualmente silencioso Ford Field, donde lanzó seis pases anotadores en Acción de Gracias. El techo estará virtualmente abierto el domingo, y el sonido de la gente debería ayudar a la defensiva de Houston.

Y si todo esto falla, los Texans podrían cambiar sus uniformes por los de los Florida Gators, ¿no es cierto?

Los Colts dijeron todas las cosas correctas esta semana. Su enfoque está en asegurarse la AFC Sur con un triunfo. Primero preocuparse por eso, y quizás la marca de Manning se preocupe de sí misma. Los Texans están tomando el mismo punto de vista en defensiva: ocuparse de su trabajo y quizás la marca no sea un problema.

"No tiene ningún efecto en nosotros", dijo el ala defensiva Robaire Smith. "No saldremos al terreno de juego para hacer lo necesario para tratar de que no anoten cuatro veces pasando. Lo haremos con el cometido de ganar el partido."

Ese es un desafío suficiente, dejando de lados las marcas de anotaciones. Pero a los Texans eso no les hace ninguna gracia.

"Cuando esa ofensiva está jugando no es solamente Peyton, es un desafío para todos", aseguró el profundo Jason Simmons. "Hablo de la línea, de los apoyadores, de la secundaria. Eso es lo que estamos buscando. Es un desafío grande y estamos listos para conseguirlo."

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising