Balón suelto, una vez más el culpable

Después de lo que fue el fin de semana más difícil de su carrera, el quarterback de los Texans David Carr respondió con un partido eficiente, con entrega y coraje, pero esto no fue suficiente para poder superar a los New York Giants por marcador final de 14-10 en frente de los 78,485 aficionados que se dieron cita en el Giants Stadium de East Rutherford New Jersey.

carr_handoff_110506.jpg

Houston se enfrentó a los Giants, equipo líder de la división del Este de la NFC, una semana después de haber sido vencidos por un equipo que se encuentra en el sótano de la división. Este domingo, los Texans iniciaron de manera efectiva al tomar la patada de salida y avanzaron hasta la 24 de New York. En tercer down y seis el pase de Carr al corredor Wali Lundy calló incompleto y lo Texans tuvieron que intentar un gol de campo. La patada de 42 yardas de Kris Brown se fue desviada a la izquierda y Houston no pudo aprovechar su bien inicio de partido. Los Giants respondieron con una serie de siete jugadas en las que cubrieron 65 yardas. La serie culminó en un acarreo de touchdown de 16 yardas por parte de Tiki Barber. Para Barber, su primer touchdown por tierra de la temporada, le dio a los Giants la ventaja de 7-0 con 5:16 por jugar en el primer cuarto.

Los Texans arrancaron el partido implementando formaciones de cinco receptores, que parecían haber tomado por sorpresa a la defensa de los Giants que tuvo que jugar el partido sin tres de sus jugadores defensivos titulares. Con pases rápidos en trayectoria principalmente cortas, los Texans acumularon 143 yardas y 8 primeros y diez en sus primeras tres series ofensivas del partido. Parecía que la ofensiva de los Texans despertaría y que se podía pensar en romper la racha perdedora de 11 partidos fuera de casa.

La defensiva de los Texans lució por tercer partido consecutivo al limitar a los Giants a su peor partido en puntos anotados en toda la temporada. En el segundo y tercer cuarto, los Texans le permitieron sólo 120 yardas y el mejor avance de los Giants llegó hasta la 20 de los Texans. New York se alineó para intentar un gol de campo de 36 yardas con 9:37 por jugar en el tercer cuarto. Pero el centro no fue manejado correctamente y la jugada fue detenida por los Texans.

Houston tomó el balón en su propia yarda 20 y enlazaron lo que fue su mejor serie ofensiva de la temporada. En 18 jugadas los Texans avanzaron 80 yardas y cerraron la serie en acarreo de touchdown de dos yardas en jugada de segundo down y gol desde la dos. Carr tomó el balón y al no poder encontrar receptor se lanzó hacia la zona de anotación superando el intento de tackleo de dos jugadores de los Giants. Houston tomó la ventaja 10-7 con 1:26 por jugar en el tercer cuarto.

Houston inicio el cuarto periodo en excelente posición al tomar el balón en la 49 de los Giants. Wali Lundy, quien terminó el partido con 20 acarreos para 43 yardas, logró una yarda en primer down. En segundo down los Texans fueron castigados 10 yardas por sujetar. Al repetirse el segundo down debido al castigo, Carr se tropezó con el pié del centro Mike Flanagan y perdió seis yardas en la jugada. En tercer down y 25 los Texans perdieron una yarda en acarreo de Lundy y tuvieron que despejar. El no poder aprovechar esta oportunidad en la cual arrancaron en territorio de New York los Texans le dieron nueva vida al equipo de casa quienes se apoderaron del balón en su propia yarda 33 con 12:41 por jugar en el partido.

Eli Manning, quarterback de New Cork, despertó de lo que había sido una tarde inefectiva y llevó a su equipo a un avance de 67 yardas en 11 jugadas culminando en un pase de touchdown de tres yardas a su ala cerrada Jeremy Shockey. La anotación le dio la ventaja de 14-10 a los Giants con 8:01 por jugar en el partido.

Houston aún con tiempo en el reloj y con la esperanza de haber movido el balón efectivamente por la mayor parte del partido, tenía en mente un triunfo sorpresivo. Tomaron el balón en su propia yarda 30 y en sólo seis jugadas se encontraban en segundo down y seis desde la yarda 38 de los Giants. Lamentablemente esta sería la última vez que Houston manejó el balón el resto del partido. El pase de Carr al fullback Jameel Cook fue completó pero al recibir el impacto en el tackleo, perdió el balón y fue recuperado por New York.

En la NFL el perder balones es determinante en cada partido y las últimas dos semanas han sido la razón principal por las derrotas de los Texans. Este fin de semana, Houston visitará el estadio en el cual lograron su último triunfo fuera de casa. Los Texans se enfrentarán a los Jacksonville Jaguars equipo al que dominaron en su último triunfo de esta temporada.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising