Cambio necesario en los Texans

Esta semana hace un año, los Texans salieron de la cancha del NRG Stadium después de lo que fue un triunfo de 53-32 sobre los Atlanta Falcons. En ese partido Deshaun Watson lanzó para 426 yardas y cinco pases de TD. El equipo anotó 37 puntos en la segunda mitad en ese partido y corrieron para mas de 170 yardas como equipo en el partido. Fue un despliegue ofensivo impresionante que hoy en día ni es posible soñar en poder duplicar. Que tanto ha cambiado en sólo un año. Ahora, el no haber ganado un partido desde la ronda de comodines de la temporada pasada, el equipo tuvo que tomar medidas extremas. Claramente fue necesario hacer cambios en los Texans.

Con la salida de Bill O'Brien esta semana, los Texans buscan la manera de poder re econtrar esa mágia. La pieza más importante en el plantel es la misma, Deshaun Watson, el marsical de campo franquicia sigue demostrando chispas de esperanza. Pero en las últimas semanas estos momentos han sido superados por inconsistencias, descuidos y desatrez que obligaron al dueño Cal McNair a tener que tomar cartas en el asunto.

Sin duda la directiva fue paciente. Pero todo tiene su limite. Por ahora, le toca al gran veterano Romeo Crennel la taréa de rescatar la temporada. Crennel podrá establecer tranquilidad en un momento de crisis en elque se encuentra la franquicia. Anthony Weaver, no ha hecho mal trabajo en su esquema, pero los jugadores tienen que brindar un mejor esfuerzo.

A la ofensiva, Tim Kelly retoma el trabajo de seleccionar jugadas. Pero sin duda la lista de dibujos de lo que pretende el ataque ofensivo tiene que ser modificado. Lo único que se debe de manejar de este momento en adelante es exclusivamente lo que Watson quiere. Lo que aprovecha a lo máximo su capacidad. Lo que le permite jugar a mil por hora y no el esquema ofensivo que lo tenía abrumado y atado esta temporada. Prueba de su capacidad es precisamente ese partido de hace un año. Partido en el cual Watson y la ofensiva atacó, presionó y le pintó la cara al cuadro defensivo rival. De eso es capaz Deshaun y es ese balance, ritmo y agresividad el que se tiene que encontrar. Un ataque ofensivo al nivel de lo que verdaderamente es capaz Watson cambia todo para los Texans.

El plantel es mejor que el récord lo indica. Por lo menos todos así lo compraron entrando a esta temporada 2020. Más aya de Watson se cuenta con jugadores con trayectorias mucho más destcadas que lo que refleja el record de 0-4. Y no es que son jugadores que ya no tienen combustible en el tanque. Este plantel puede ganar en esta liga.

El cambio de entrenador en jefe que se tomó esta semana puede ser lo que necesita el equipo para sacudir el mal momento. De este punto en adelante el calendario de partidos se vuelve algo más accesible. Con unos ajustes en el esquema ofensivo se puede lograr un mejor rendimiento. Puede que esto sea suficiente para rescatar algo positivo en esta temporada 2020 que sigue de lo más irregular en la historia de la franquicica.

Advertising