Draft del 2019 conforman base para el futuro

En los últimos meses hemos enfocado el análisis sobre el plantel de los Texans en lo que ha sido los jugadores que han perdido, los jugadores que seleccionaron en el draft y por supuesto los agentes libres que el equipo ha contratado para reforzar el plantel. Pero igual de importante es la incorporación y la productividad de la camada de recientes selecciones del draft. A fin de cuenta esta es la mejor manera de nutrir el plantel de talento de buen nivel y de jugadores para desarrollar para mejorar el rendimiento del equipo. Si enfocamos la mirada al grupo seleccionado en el draft del 2019, encontramos que los Texans se encuentran en una buena situación.

De entrada los Texans básicamente cuentan con cinco de los siete jugadores seleccionados la temporada pasada como titulares o jugadores de rotación que contribuyen de manera consistente semana a semana. El tackle derecho titular Tytus Howard quien fue la selección de primera ronda y Max Scharping, el guardia izquierdo titular quien fue un de dos selecciónes en la segunda ronda son titulares y junto con Laremy Tunsil son la base y el futuro de la línea ofensiva. Howard finalmente se acomodó como el tackle derecho pero antes de sufrir una lesión de rodilla que lo limitó a sólo ocho partidos y eventualmente lo dejó fuera en el cierre de la temporada, comprobó que tiene un buen futuro en las trincheras de la NFL. De la misma manera, Scharping se apoderó del puesto de guardia izquierdo y jugando al lado de uno de los mejores tackles izquierdos de la liga probaron ser consistentes y de gran confianza con la tarea de cuidar la espalda del QB Deshaun Watson. Scharping fue titular en 14 de los 16 partidos de temporada regular y los dos partidos de playoffs y el novato fuen sancionado con sólo un castigo de sujetando en toda la temporada. Lo que por muchos años había sido el punto débil del equipo ahora puede ser lo que va a impulsar a la ofensiva de los Texans a poder aprovechar los talentos del Mago Watson. Y sin duda, estas dos selecciones del draft 2019 son parte fundamental de lo que se espera sea una mejor y más consistente ofensiva esta temporada.

En el cuadro defensivo el esquinero de segunda ronda Lonnie Johnson y Charles Omenihu, el ala defensiva tomado en la quinta ronda fueron productivos en su temporada de novatos. Johnson registró 41 tackleos en la temporada y a pesar de tener que aprender sobre la marcha debido a lesiones a los veteranos titulares el novato de Kentucky nunca agachó la cabeza. De hecho el joven cerró su temporada de novato con un TD en equipos especiales contra Kansas City al anotar en lo que fue una recuperación de un despeje bloqueado que llevó hasta la zona de anotación en el Arrow Head Stadium en el partido de playoff. Como esquinero comprobó que su estatura y capacidad física le vana permitir éxito en la NFL. Es un esquinera alto y fue muy efectivo en contra del juego terrestre. Cerro la temporada como titular debido a lesiones pero para el 2020 Johnson se perfila como uno de los titlares en el perímetro defensivo de Anthony Weaver.

En la línea de golpeo Charles Omenihu de la Universida de Texas tiene a los Texans entusiasmados para lo que va a ser su segunda temporada en la liga. Como novato, Omenihu terminó la temporada con 13 tackleos, dos pases desviados, cinco golpes sobre el QB, tres capturas de mariscal y dos fumbles forzados. Su enfoque para el 2020 ha sido mejorar su rendimiento físico para poder explotar su fortaleza y velocidad natural. Los Texans sin duda tienen que generar presión sobre el mariscal de campo rival y esta presión tiene que llegar de manera consistente de otros jugadores mas allá de JJ Watt. Omenihu demostró chispas y momentos en el 2019. Esta temporada se espera que sea más consistente y pieza fundamental en la tarea de presión sobre el QB.

Los equipos especiales de los Texans también fueron reforzados en el draft del 2019. El Aggie de Texas A&M Cullen Gillespia quien fue selección de séptima ronda fue pieza importante de lo que fueron uno de los mejores equipos especiales de la NFL en lo que se refiere a cobertura de patadas de despeje y kickoff. Gillespia es literalmente un jugador en el plantel que contribuye específicamente sólo en equipos especiales y sin duda ha tenido un impacto en el equipo. Claro que se tiene que reconocer el trabajo de Brad Sealy quien recientemente anunció su retiro como entrendor de equipos especiales pero en la cancha ha sido el trabajo de jugadores con es mentalidad de entrega y de equipo como Gillespia que han cambiado el rendimiento de lo que previamente era una debilidad de los Texans.

Estos son cinco de los siete seleccionados en el draft del 2019. El esquinero Xavier Crawford, tomado en la sexta ronda ya no se encuentra en el plantel. La selección de tercera ronda, el ala cerrada Kahale Warring espera anciosamente su debut en la NFL. El ex de San Diego State quedó fuera durante la pre temporada debido a una lesión y el equipo decidió mantenerlo en la lista de reservas lesionados. Físicamente es un atleta especial. Mide 6'5" y pesa 252 libras. Tiene gran velocidad que se puede aprovechar sobre linebbackers y la velocidad para vencer safeties. Ahora con una temporada en el salón aprendiendo el esquema ofensivo de los Texans se espera que pueda competir y poder figurar en la rotación de alas cerradas esta temporada.

Puede que se encuentren otros jugadores en el plantel que se llevan los titulares y los aplausos. Pero una parte importante de lo que es la base y el núcleo del futuro del equipo se encuentra entre estos cinco jugadores que ya han demostrado un muy buen nivel. Todos entran a su segunda temporada con gran potencial y la capacidad de superar sobre lo que fue su primer paso en la NFL.

Advertising