El gerente, contento con el desempeño


Cada aficionado de la NFL en algún momento tal vez ha soñado con haber podido ver jugar ha algunas de las grandes estrellas en la historia de la NFL. Imagínese el ver a Johnny Unitas lanzando pases a su receptor Raymond Berry. ¿Es aficionado de la defensiva? Que le parece Dick Butkus patrullando el centro de la cancha de los Chicago Bears. Que tal ver a un Jerry Rice en su mejor momento recibiendo pases de Joe Montana o Steve Young. En Houston actualmente estamos viendo el nacimiento de una de las estrellas del fututo y del presente. El pasado domingo, los afortunados presentes en el Reliant Stadium, fueron testigos de la habilidad de un par de los mejores receptores y estrellas actualmente en la NFL.

johnson_flip_vikings101004.jpg

Randy Moss por parte de Minnesota, quien desde su llegada a la NFL ha cambiado la posición de receptor en varios aspectos, lució con un par de recepciones de touchdown. Moss es alto de estatura, veloz y de manos seguras. En 100 partidos que ha jugado como profesional, cuenta con 84 recepciones de TD. Así como por mucho tiempo se media la calidad de un receptor basado en lo logrado por Jerry Rice, en el futuro, Moss puede convertirse en el receptor con el cual todo otro receptor de calidad se medirá. Los Texans cuentan con Andre Johnson quien es el prototipo del receptor ideal en el nuevo milenio. Andre es alto, mide seis pies dos pulgadas, fuerte como un linebacker y veloz como muy pocos atletas de su mismo tamaño. No hay esquineros en la NFL que pesan las 221 libras que pesa Johnson y por lo tanto él puede imponerse en la línea de golpeo. Johnson cuenta con la velocidad necesaria para dejar atrás a cualquier esquinero que le trate cubrir y sus manos son unas tenazas que capturan todo balón a su alcance y algunos otros que aparentemente no estaban a su alcance.

En Houston estamos viendo el nacimiento de un a carrera que promete ser espectacular. Después de cinco partidos en el 2004, Johnson ha logrado 29 recepciones, 525 yardas y cuatro touchdowns. Si mantiene este paso el resto de esta temporada, Johnson tiene a su alcance 93 recepciones, 1,600 yardas y 13 touchdowns. Sin duda sería una temporada digna de inclusión en el Pro Bowl. Claro que para considerarlo como uno de los grandes, Johnson tendría que mantener estos promedios año tras año pero es evidente que cuenta con la habilidad y la disposición mental para hacer lo necesario para triunfar.

Andre Johnson, el gigante de la Universidad de Miami, es un jugador joven que apenas en su segundo año en la NFL, se dedica a su ofició como veterano de numerosas campañas. A pesar de que es obvio que cuenta con habilidad física fuera de serie, lo que más ha marcado su efectividad esta temporada ha sido su preparación mental. "Nunca he visto ha alguien jugar de tal manera," declaro Billy Miller el ala cerrada de los Texans después del partido contra Minnesota. "Puede que se encuentren jugadores tan buenos como él pero no creo que nadie sea mejor que Andre."

Sus compañeros reconocen su habilidad y lo especial que es como jugador. Fuera de la cancha Johnson es un muchacho callado, reservado y hasta cierto punto tímido. Su transformación cuando pisa el emparrillado es impresionante ya que en la cancha se convierte en una fiera que no será vencida. Contra Minnesota fue una recepción espectacular superada por otra y cada una se dio en situación crítica. Por primera vez en la historia corta de esta franquicia, los Texans pudieron lanzar el balón ha voluntad logrando más de 300 yardas por su escuadra ofensiva en la segunda mitad del partido. Fue una tarde histórica para el ataque aéreo y a pesar de que el partido no se ganó se aprendió mucho de lo que es capaz la escuadra ofensiva y en particular su jugador más explosivo, Andre Johnson.

La campaña del 2003 de Johnson fue estupenda. Ahora en el 2004 es evidente que ha elevado el nivel de su juego. Tome el partido de este pasado domingo y guárdelo en un rincón de su memoria. Al final de su carrera, Johnson será comparado con Jerry Rice o tal vez Randy Moss, pero sin duda será comparado con los mejores receptores en la historia de la liga ya que se proyecta para disfrutar de una carrera extraordinaria. En diez, quince o veinte años usted puede confirmar la grandeza de este joven receptor y podrá recordar el día en que Andre Johnson tomó su primer paso para ser reconocido como una verdadera estrella en la NFL.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising