En pobre salida, Texans pierden primero del 2009

4033.jpg


La temporada 2009 de la NFL ha iniciado. Por lo menos para todos menos los Houston Texans que jugaron como si no les hubieran avisado que los partidos ahora cuentan. Al perder contra los New York Jets por marcador de 24-7, los Texans se vieron poco efectivos y le dieron una bienvenida a la NFL al quarterback novato de los Jets que nunca olvidar á. Los Texans por su parte no dieron un buen partido. No estaban listos y esta falta de preparación la pagaron con su primera derrota del 2009.

En su primer partido como profesional, el novato Mark Sanchez lució como un veterano al manejar un ataque ofensivo de los Jets que destrozó a la defensiva de los Texans. Houston permitió 190 yardas por tierra y a pesar de que en momentos presionó a Sanchez, el novato de USC completó 18 de 31 pases para 272 yardas un pase de touchdown y un pase interceptado.

Por su parte, el ataque ofensivo de los Texans nunca entró en ritmo. La presión de la línea frontal de los Jets y en particular del tackle defensivo Kris Jenkins aterrorizó a Matt Schaub a lo largo del partido. Por tierra los Texans lograron sólo 38 yardas, su peor desempeño en la era de Gary Kubiak y por aire no fueron mucho mejor al lograr sólo 166 yardas.

Los Texans nunca pudieron resolver la presión provocada por el esquema defensivo de los Jets y tampoco pudieron con la potencia física de los tres frontales de New York. En jugada tras jugada el centro Chris Meyers y guardias Mike Briesel y Chester Pitts fueron dominados físicamente.

La presión sobre el quarterback Schaub fue constante pero aún en las pocas jugadas que tuvo tiempo se vio impreciso. Sus pases salían desviados o cortos y en general no se notaba cómodo en la bolsa de protección. Después del partido, Schaub confirmó que el tobillo que se lastimó en el penúltimo partido de la pre temporada no le causó problemas pero nadie presente en el estadio puede negar que Schaub no se vio físicamente bien en ningún momento del juego.

Los Jets tomaron la ventaja de 3-0 con gol de campo de 24 yardas en lo que fueron los únicos puntos del primer cuarto. Los Texans estaban a punto de empatar o tomar la ventaja en lo que fue un pase de pantalla con el corredor Steve Slaton quien perdió el balón después de haber cruzado la yarda 20. Los Jets recuperaron y aprovecharon a lo máximo el robo de balón con lo que fue otro regalo de los Texans.

En tercer down y 10 desde la yarda 30 de Houston, Sanchez encontró al receptor Chansi Stuckey completamente sólo en centro de la cancha después de que los Texans se equivocaron en la cobertura. El primer pase de touchdown en la carrera del ex compañero de equipo de Brian Cushing, le dio a los Jets la ventaja de 10-0 con 3:37 por jugar en la primera mitad.

Los Texans se fueron al vestidor necesitando corregir los errores, encontrar un ritmo y retomar su confianza después de lo que fue una primera mitad para olvidar. Pero el inicio de la segunda mitad mostró más de lo mismo para los Texans.

New York inició la segunda mitad con una serie de 12 jugadas que abarcó 87 yardas y culminó en la zona de anotación en acarreo de una yarda de Thomas Jones. La anotación aumentó la ventaja de New York a 17-0 y a la vez la serie se comió 7:25 del tercer cuarto. Las siguientes dos series ofensivas de los Texans fueron de tres jugadas y despeje cada una y no fue hasta la marca de 5:18 por jugar en el tercer cuarto que el equipo logró su primer primer y diez de la segunda mitad y no lograron su segundo hasta que restaban sólo :54 segundos por jugar en el periodo.

Los únicos puntos de los Texans fueron logrados por el cuadro defensivo del coordinador Frank Bush. El safety suplente John Busing interceptó un pase de Sanchez en la 38 de los Texans. Regresó el balón 14 yardas en donde Busing lo perdió pero para la suerte de los Texans el otro safety Dominique Barber recuperó el balón suelto y lo regresó hasta la zona de anotación para el touchdown defensivo. Con 12:18 por jugar en el partido la ventaja de los Jets era de 17-7.

La chispa e inyección de energía por el cuadro defensivo no duro mucho tiempo. Los Jets reaccionaron con una serie de cuatro jugadas culminando en acarreo de 38 yardas para touchdown por parte de Jones para colocar los últimos puntos del partido y el triunfo de 24-7.

Claramente no fue una buena salida por parte de los Texans. Después del partido el entrenador en jefe Gary Kubiak asumió la responsabilidad de no tener al equipo listo. "Obviamente muy pobre. Básicamente nos dominaron como equipo en todo aspecto. Obviamente no estábamos listos para jugar y eso comienza conmigo. Cuando juegas así de pobre, eso comienza con el entrenador en jefe. No los tenía listos para jugar."

Los Texans ahora cuentan con marca de 0-1 y listos o no, la semana entrante les toca una visita al rival de división los Tennesee Titans. El equipo de Jeff Fisher, como los Texans, viene de una derrota en la que jugaron bien contra Pittsburgh el pasado jueves. Los Texans claramente tienen que jugar mejor este próximo domingo. La escuadra defensiva de los Titans no es la de los Jets si no es mejor. Si los Texans no mejoran en su protección y en su habilidad de correr con el baló, existe la posibilidad de comenzar la temporada tal como en el 2008. Con dos derrotas.

La derrota contra los Jets es para olvidar pero la lección de este domingo es clara. Si no te encuentras listo para jugar, te puede costar muy caro. Los Texans pagaron con su primera derrota de la temporada. Una derrota que dejó mucho que desear.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising