Exito colectivo depende de algunos individuos

El inicio de la campaña 2005 esta aquí. Los Houston Texans se encuentran en su cuarta campaña en la liga y ahora empezarán a experimentar todas las altas y bajas de un equipo cuya meta es ganar un puesto en la post temporada y un titulo y el quedarse corto sólo se puede calificar como un fracaso. Esta temporada, el éxito colectivo dependerá del desempeño de seis individuos. Tres jugadores en la escuadra ofensiva y tres en la escuadra defensiva.

El desempeño de la posición de QB tiene mucho que ver con el resultado final de un partido. Los Texans necesitan consistencia de su mariscal David Carr. En el 2004, Carr mejoró todas sus estadísticas en lo que se refiere a pases completos (284) yardas (3,523) y pases de TD (16) pero lamentablemente también lanzó una cantidad elevada de pases interceptados (14). En general, Carr tuvo mejor protección por parte de la línea pero aún no alcanzó el nivel de poder dominar un partido con el juego aéreo. Esta temporada necesita confirmar su capacidad de poder llevar a su equipo al TD decisivo especialmente en el juego aéreo.

Continuando con el tema de la posición de QB, su guarda espalda, el tackle izquierdo tiene que ser efectivo esta temporada. El responsable en este puesto, y el tercer tackle izquierdo distinto que los Texans han utilizado en cuatro campañas, es Victor Riley. Riley hizo lo necesario para desplantar a Seth Wand, el titular en el 2004, pero él aún sigue aprendiendo sobre la marcha. Riley, el veterano de ocho campañas, había jugado toda su carrera como profesional como tackle derecho. Houston no ha contado con un tackle izquierdo que no ha necesitado de ayuda de un ala cerrada o de un corredor para poder proteger el lado ciego de Carr durante los últimos tres años. Si Riley logra ganarse la confianza de Carr y más importante del coordinador ofensivo Chris Palmer, los Texans podrán atacar con su ala cerrada, dándole a la ofensiva más opciones especialmente cuando se buscan trayectorias más profundas.

Entre estas opciones en el juego aéreo se encuentra el receptor Corey Bradford. Cada receptor estelar necesita de un complemente al otro lado de la cancha. Andre Johnson es uno de los mejores en la liga y por lo tanto se llevará la mayoría de la atención en la defensiva secundaria rival. Bradford por lo tanto tiene que aprovechar y superar las marcas individuales que enfrentará semana tras semana. Especialmente al inicio de la temporada mientras Jabbar Gaffney se reincorpora al ataque ofensivo después de haberse perdido prácticamente toda la pre temporada recuperándose de su hombro. En el 2004, Bradford terminó con 29 recepciones pero en 7 de los 16 partidos fue limitado a 2 recepciones o menos y fue blanqueado en tres partidos. Esta temporada Bradford dice encontrarse revitalizado y promete ser la solución a la pregunta de quien será el complemento de Johnson.

La escuadra defensiva tuvo sus problemas en el 2004 contra el juego terrestre (permitieron 150 yardas por partido) y especialmente en capturas de QB ya que fueron una de las peores en la liga con sólo 24 sacks. Esta temporada los tres titulares en la línea frontal se reportaron al campamento en excelente condición física y de los tres, Gary Walker parece tener a su alcance su mejor temporada como Texan. Walker ha tenido problemas con lesiones en los últimos dos años y por lo tanto su rendimiento ha disminuido después de su nominación al Pro Bowl al terminar la temporada del 2002. El veterano de 10 temporadas se encuentra más ligero, físicamente sano y con una actitud renovada. Houston va a necesitar de él para que su escuadra defensiva mejore.

Otro de los defensivos que se encuentra al borde de una campaña estelar es el LB externo Antwan Peek. El veterano de tres años, será titular por primera vez como profesional y su combinación de velocidad y poder será problemático para tackles ofensivos rivales. Si Peek puede mantener su compostura y castigos de agresión que le han aquejado en al pasado, su habilidad natural le podrá dar a Houston su primer especialista en lo que se refiere a presión sobre el mariscal de campo rival. En acción limitada durante sus primeros dos años, Peek cuenta con tres capturas de QB y una intercepción y siempre se ha encontrado cerca del balón y con presión sobre el QB rival.

En la defensiva secundaria, el veterano Phillip Buchanon tiene que asumir el puesto de líder. Al tomar el puesto del veterano Aaron Glenn, no sólo tiene que ser efectivo en su cobertura pero tiene que marcar la pauta en la defensiva secundaria. En el pasado, Glenn regularmente aseguraba que los jóvenes a su alrededor tomaban la alineación correcta y que no había duda en las responsabilidades tácticas en la cancha. Como veterano y como estrella, Buchanon tiene esta responsabilidad sobre sus hombros y por lo tanto su desempaño marcará el éxito de la escuadra que permitió 32 pases de TD en el 2004.

Este domingo se dará el primer paso en el maratón que es la temporada de la NFL. Es un deporte en el cual cada una de las 11 piezas en la cancha depende de la otra para determinar el éxito colectivo pero esto no significa que algunos individuos no pueden afectar el desempeño del equipo. En el caso de los Texans, destacan algunos individuos que necesitan superar las expectativas. Su éxito individual pede llevar a los Texans a su meta, un puesto en la post temporada.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising