Fiesta de bienvenida

A Eric Moulds le gusta tomarse su tiempo día por día.  Desafortunadamente, la nueva arma de David Carr no se puede quitar de la mente la fecha del 10 de noviembre, que es cuando los Buffalo Bills visitarán el Reliant Stadium.

moulds_run051706.jpg

Mientras el calendario del 2006 no influenció completamente la decisión del Moulds de firmar con los Texans y estuvo de acuerdo en intercambiarse a principios de abril, ciertamente no afectó el asunto.  El receptor y veterano de 10 años está listo ya para jugar.

"Probablemente va a ser emocional," dijo Moulds. "Es difícil decirlo ahora porque estamos en una etapa muy temprana y todavía estamos fuera de temporada.  Ya tome nota de ello."

La emoción de Moulds de enfrentar a su ex-equipo puede ser comparable a la satisfacción que siente Carr después de que los Texans adquirieron al tres veces condecorado Pro Bowler.  Después de cuatro temporadas, finalmente Carr puede sentirse tranquilo con el grupo de receptores de los Texans.

Mientras que el departamento de personal de los Texans hizo mucho del trabajo preliminar para lograr obtener al talentoso receptor en intercambio por una selección de quinta ronda del 2006, sus esfuerzos fueron completados por Andre Johnson.

Al entrar a su cuarta temporada, Johnson ayudó a Moulds a sentirse querido en Houston cuando también los Philadelphia Eagles estaban demostrando interés por tenerlo en su equipo.

"Eso fue grandioso para mi," dijo Moulds en sus primeros comentarios como miembro oficial del equipo.  "Cualquier momento que tienes a una persona joven que ha tenido algo de éxito —que ha estado en el Pro Bowl— y sabe lo que se necesita para llegar ahí y ser exitoso, (es significativo).  Eso fue algo a mi favor,  tener a una persona que abrió sus brazos diciendo 'Te necesito al otro lado de mi para poder ser exitoso.'  Haber tenido a Andre venir a mi y decir eso, fue una ventaja adicional."

Johnson, de una altura de 6-3, 219 libras, y Moulds, quien mide 6-2 y pesa 210 libras, son casi imágenes en un espejo.  De hecho, Johnson solía imitar el juego de la ex estrella de Mississippi State.

Ahora estarán trabajando juntos para desarrollar una química con el mariscal de campo Carr.  El año pasado, el ataque de lanzamiento de los Texans se clasificó como el 30avo. en la NFL promediando 139.8 yardas por juego.  Eso fue 18 yardas por partido, menor al ataque de lanzamiento de los Buffalo Bills y 62 yardas menos que la ofensiva de los Denver Broncos acumuló bajo el ex coordinador ofensivo Gary Kubiak.

"Esa fue una gran parte de mi decisión (de venir aquí)," dijo Moulds en referencia a Kubiak, el nuevo director técnico de los Texans.  "Creo que quedo bien en esa ofensiva (Denver) y puedo hacer jugadas en esa ofensiva y quitarle mucha presión a Andre y a David Carr."

Gran parte de lo que atrajo a Moulds a Houston es la situación del equipo con relación al mariscal de campo.  Después de tratar algunas de las temporadas pasadas con los Bills con muchas pérdidas del balón detrás del centro, Moulds espera tener alguna continuidad con Carr.

Siguiendo una conversación que compartió con la ex selección del sorteo No. 1, Moulds está seguro de que los Texans están en buenas manos.

"Hicimos ejercicios juntos y (Carr) sólo habló acerca de cómo quiere que esta organización, la ofensiva y el equipo sean exitosos", dijo Moulds.  "Estamos en la misma sintonía y espero que podamos hacer el trabajo detrás de las bambalinas y así comenzar."

De acuerdo a Moulds, los Texans tienen una buena oportunidad de llegar por primera vez en la historia de la franquicia a la post-temporada del 2006.  Considerando la campaña del equipo de 2-14 el año pasado, ese panorama puede parecer un poco presuntuoso.  Pero Moulds cree sinceramente que los Texans se dirigen en aquella dirección, especialmente teniéndolo a él abordo.

"Siento que estamos en la dirección correcta.  Este va a ser un equipo con calibre de post-temporada," dijo Moulds. "Observé las armas que tuvieron en Andre (Johnson) y David Carr, y sólo pensé que les faltaban un par de jugadores para llevarlos hasta arriba.  Siento que soy uno de esos jugadores de experiencia el campo haciendo jugadas.  Esto emocionado por ello."

El entusiasmo de Moulds se mostró en su primer día de ejercicios con el equipo durante fuera de la temporada.  Como uno de los  estadistas de más edad del equipo, sabe su papel y espera que su profesionalismo se contagie al resto del equipo.

"Quieres demostrarles por ejemplo el estar aquí y hacer cosas que se supone tienes que estar haciendo,"dijo Moulds.  "Creo que no sólo estás siendo considerado responsable hacia tus compañeros de equipo, eres considerado responsable de esta organización, la comunidad y la ciudad de Houston.

"Creo que los muchachos tienen que empezar a darse cuenta de eso, y una vez que te empieces a dar cuenta de ello empiezas a trabajar más duro y empiezas a jugar por diferentes razones.  En esta liga vas a hacer mucho dinero, y eso es un regalo, pero ¿por qué razón estás aquí para jugar?  Por mi, yo estoy aquí para jugar y llegar a la post-temporada y eventualmente ganar un campeonato."

Con ese enfoque, Moulds queda como anillo al dedo.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising