Fuera de alcance

PITTSBURGH, Pa.– La última vez que los Texans aterrizaron en la ciudad de acero, el equipo obtuvo su triunfo más imponente en su historia. Las memorias de ese triunfo fueron reemplazadas rápidamente.

peek_rush_steelers082104.jpg

La ofensiva de Houston arrancó mejor que la última vez, pero sólo pudo acumular 188 yardas totales, comparadas con las 427 que sumaron los Steelers. La defensiva de los Texans enfrentó retos iniciales de una hiriente ofensiva de Pittsburgh, la cual anotó 24 puntos antes de terminar la primera mitad, camino a un triunfo por 38-3.

Los Texans sólo convirtieron tres de doce terceras oportunidades y no fueron mucho más productivos en la zona roja, territorio que pisaron sólo una vez en toda la noche. Pittsburgh desplegó la máquina más eficaz, convirtiendo 10 de 15 terceras oportunidades con una eficacia de 80 por ciento en la zona roja.

Pittsburgh recibió la patada que dio comienzo al partido. Ambos equipos despejaron en sus respectivas primeras posesiones. A la defensiva, los Texans cambiaron su cuadro titular con el apoyador exterior derecho Antwan Peek comenzando el partido y con Kailee Wong, quien usualmente juega esa posición, jugando como el apoyador 'buc'.

La ofensiva del entrenador en jefe Bill Cowher comenzó a engranar en su segunda posesión, avanzando hasta la zona roja. El corredor Jerome Bettis encabezó el ataque ofensivo de los Steelers con tres acarreos que sumaron 14 yardas, permitiendo a Pittsburgh avanzar a lo profundo del territorio de Houston. Sólo 3:39 más tarde, el mariscal Tommy Maddox encontró al receptor Hines Ward por el medio en un pase anotador de cuatro yardas que le dio la ventaja inicial a los Steelers de 7-0.

Mientras la defensiva de Houston retornó a la línea de banda para organizarse y retornar como el cuadro que Pittsburg anticipaba, la ofensiva de Houston no pudo encender los motores y despejó por segunda ocasión en la velada.

Bettis abrió las compuertas de las anotaciones Steeler en la próxima posesión de Pittsburgh. Bettis tenía ganas de anotar, en parte para demostrar que "el autobús" no había desaparecido. Después de una impresionante recepción del ala abierta Plaxico Burress de 26 yardas, Bettis encadenó acarreos de 14, 10 y cinco yardas antes de anotar en un acarreo de una yarda para aumentar la ventaja de los Steelers a 14 puntos.

El mariscal David Carr y compañía revivieron en la tercera posesión, encontrando la fórmula al éxito inicialmente por aire. Carr conectó con el receptor Derick Armstrong por la línea de banda en un enlace de 13 yardas para luego hallar al ala abierta Andre Johnson en una ruta diagonal que produjo 26 yardas adicionales al término del primer cuarto.

La ofensiva de los Texans estaba a tres meras yardas de entrar a la zona de anotación cuando el corredor Tony Hollings fue obligado a retroceder dos yardas hasta la cinco. En un tercer y gol, Carr le lanzó un pase tan alto al receptor Corey Bradford que era imposible de atrapar, así que el otrora Steeler Kris Brown entró a convertir un intento de gol de campo de 23 yardas. Brown pateó el ovoide por el medio de los postes, colocando puntos por Houston en el marcador y disminuyendo la desventaja a 14-3.

Pittsburgh continuó su avance, con una marcha de 77 yardas que aumentó su ventaja a 21-3. Colocándose bajo centro por primera vez esta noche, el novato Ben Roethlisberger comenzó bien con un pase de 38 yardas al receptor Antwaan Randle El. El profundo fuerte Eric Brown de los Texans no pudo desviar el pase después que Randle El jugará papa caliente con el ovoide hasta que por fin aseguró el balón en la yarda ocho de Houston. Luego, el corredor Verron Haynes liquidó la marcha con una acarreo anotador de dos yardas que le dio ventaja a Pittsburgh de 21-3.

Tony Banks tomó las riendas como mariscal pero la ofensiva de los Texans no generó puntos, entregándole el balón a una ofensiva de Pittsburgh capaz.

Los Steelers continuaron acumulando yardas y tiempo de posesión, entrando a territorio de Houston antes de terminar la mitad. Roethlisberger encontró a su blanco favorito, Randle El, completando pases de seis y 18 yardas. La defensiva de los Texans no permitió touchdown, pero sí un gol de campo del pateador Jeff Reed de Pittsburgh que le dio a su equipo una cómoda ventaja de 24-3 en el intermedio.

Carr terminó la primera mitad completando siete de diez pases, sumando 67 yardas, sin pases anotadores o intercepciones y un índice de pasador de 88.3. Johnson atrapó tres pases que sumaron 48 yardas para encabezar a los receptores de los Texans. Armstrong y Jabar Gaffney tuvieron una atajada cada uno.

"En las primeras dos marchas tuvimos una pobre ubicación en el terreno y cometimos errores mentales," resumió Carr. "Son errores corregibles. Ese es el propósito de la pretemporada. Tenemos que madurar como ofensiva. Contamos con jugadores que pueden completar jugadas de impacto.

El entrenador en jefe Dom Capers reunió a sus tropas en el vestuario y anticipaba avanzar más terreno en la segunda mitad.

"Lo que más me desilusiona es que jugamos tan bien la semana pasada," reveló Capers. "Me desairó la manera que jugamos la primera mitad. Los Steelers estaban mejor preparados a jugar que nosotros. Veremos como responderemos en la segunda mitad."

Aunque hubo varios momentos memorables en los segundos 30 minutos de juego, los Texans no salieron del hoyo anotador.

El devolvedor de patadas J.J. Moses retornó la patada que dio comienzo a la segunda mitad 55 yardas en el tercer cuarto, pero la ofensiva de Houston entregó el balón al no poder avanzar las 10 yardas en tres oportunidades.

El esquinero Jason Simmons de los Texans produjo un corte de balón importante al comenzar el tercer cuarto para frenar a Pittsburgh cuando interceptó un pase en tercera oportunidad de Roethlisberger al receptor Zamir Cobb. Simmons avanzó 16 yardas en su devolución, dándole el ovoide a Banks y a la ofensiva.

Banks halló al receptor Kendrick Starling en una reversible, inspirando a la ofensiva con un avance de 28 yardas. Pero el tackle defensivo Chris Hoke de Pittsburgh desinfló la ofensiva de los Texans al capturar a Banks, obligándolo a perder nueve yardas y a que Houston entregara el balón al no poder avanzar diez yardas.

Roethlisberger continuó siendo factor, combinándose con el ala abierta Lee Mays en un pase de 19 yardas antes de que el corredor Dante Brown avanzara 15 yardas y colocara a su equipo cerca de una anotación. Un cobro de interferencia en un pase contra el apoyador Troy Evans de los Texans colocó a Pittsburgh en la yarda uno y Brown tomó el balón ahí en su acarreo anotador que le dio ventaja a los Steelers de 31-3.

Houston le concedió otra oportunidad anotadora a Pittsburgh. Ahora bajo la dirección del mariscal de tercera línea Brian St. Pierre, un tercer pasador de Pittsburgh guió al cuadro ofensivo a la zona de anotación. El corredor Willie Parker contribuyó a la marcha con seis acarreos, uno de los cuales fue de 25 yardas hasta la anotación que cerró las anotaciones con marcador de 38-3.

El dominio de la ofensiva de los Steelers nunca le permitió a Houston la oportunidad de alcanzarlos. Sumaron 205 yardas terrestres contra las 54 de los Texans y 222 yardas por aire a las 134 de Houston.

Este segundo viaje a Pittsburgh fue muy distinto a aquel día frío en diciembre en 2002, los Texans evaluaron a sus jugadores, reconocieron los aspectos que necesitan corrección antes de la patada inicial de la temporada el 12 de septiembre.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising