Houston resurge, pero se queda corto

DENVER, Colo.– Sí, es una derrota.

Pero en pretemporada, a veces el proceso es más importante que el marcador final.

Los Texans cayeron por 31-17 ante los Broncos esta noche en un inusualmente frío Denver, y ahora portan una marca de 1-2 en la pretemporada, con un partido más por celebrar. Pero la mayoría de los que seguimos los pasos de este equipo coincidimos que Houston mejoró el nivel que desplegó en Pittsburgh hace seis días.

El corredor Dominick Davis jugó por primera vez en la pretemporada y sus piernas ágiles llevaron a Houston al descanso con la ventaja 14-13. La defensiva titular de Denver comenzó la noche habiendo permitido solo cinco primeras oportunidades en tres partidos.

En su primera posesión, los Texans igualaron esa producción, abriendo paso a una exhibición de buena ofensiva en Invesco Field (sin contar con el receptor Andre Johnson). En la primera mitad, el mariscal David Carr completó 8 de 13 pases, acumulando 114 yardas y un pase anotador de 15 yardas al receptor Derick Armstrong. Mientras tanto, Davis sumó 49 yardas en siete acarreos.

"Me complació ver como los muchachos iniciaron el partido," observó el entrenador en jefe Dom Capers." Obviamente, Domanick Davis fue la clave tremenda en la primera marcha. Me pareció que David Carr jugó bien. Completamos grandes jugadas en todo el terreno."

hollings_broncos082704.jpg

Tras Carr hallar al receptor Corey Bradford en un pase de 12 yardas en la primera jugada desde la línea de golpeo, los Texans se enfocaron casi de forma exclusiva en su ofensiva terrestre, avanzando las próximas 64 yardas por tierra. Davis, quien no pudo jugar en los primeros dos partidos al lesionarse el tobillo, sumó cinco acarreos y 28 yardas mientras su colega corredor Tony Hollings liquidó la posesión con un acarreo y fuga anotadora de 27 yardas.

Fue el primer touchdown permitido por la defensiva titular de Denver, cuadro que se lució en semanas previas ante Washington, Buffalo y Seattle.

Sí, la defensiva de Houston tuvo altos y bajos, pero no contaron con su ala defensiva Gary Walker o el apoyador titular Jason Babin. La ofensiva de primera de Denver no ha anotado touchdown en tres partidos de pretemporada pero el mariscal Jake Plummer rindió una actuación sólida.

Plummer guió a su ofensiva dentro del territorio de los Texans en la primera marcha de Denver, pero la marcha se estancó en la yarda 36 de Houston. Los Texans tomaron el balón en su propia yarda 11 y Carr ejecutó un pase de pantalla a Davis que produjo un avance de 24 yardas. Houston ya no tenía las espaldas contra la pared, pero la marcha no prosiguió más allá.

Los Broncos volvieron a penetrar al territorio de los Texans en su segunda marcha. Plummer halló al receptor Rod Smith en un pase de 17 yardas a la 18 de los Texans 18 al concluir el primer cuarto.

Tras dos jugadas posteriores, Smith atrapó un pase de 10 yardas en una ruta diagonal que colocó a Denver en primero y gol desde la ocho. El corredor Quentin Griffin de los Broncos se escurrió por un agrieta tres jugadas después y Denver empató el marcador.

Carr retrocedió seis yardas al ser capturado por el ala defensiva Trevor Pryce de los Broncos, pero Davis retumbó unas 20 yardas hasta la 38 de los Texans. En la jugada siguiente, Carr elevó un precioso pase de 37 yardas a Bradford, moviendo las cadenas hasta la yarda 15 de Denver. Carr retrocedió y le envió un pase a Armstrong, quien se aseguró que ambos pies permanecieran dentro de las líneas al avanzar sobre la línea de gol.

De esa manera, a menos de dos minutos de juegos desde que Griffin anotara en su acarreo, los Texans retomaron el comando.

"Corey Bradford logró una atrapada regia," dijo Capers. "Derick Armstrong atajó un pase sobre su hombro trasero en la jugada en que anotó. Lucieron mejor que la semana pasada."

Los jugadores estaban de acuerdo.

"Estábamos ansiosos por salir al terreno a jugar bien," confesó Bradford. "Las semana pasada sufrimos un traspié contra Pittsburgh. Hoy corrimos bien con el balón, lo que nos permitió pasar el ovoide con eficacia."

Pero la noche de Plummer no había concluido y su línea ofensiva lo protegió muy bien. Hizo conexión con el receptor Darius Watts en un avance de 45 yardas hasta la 40 de los Texans. Plummer se combinó dos veces más con su veterano ala abierta Smith, colocando el ovoide en la yarda dos de los Texans. Tres jugadas después, Plummer se fugó hacia su izquierda para igualar el marcador una vez más.

Perdón, *casi *empatar. Los Broncos erraron el intento de punto extra, concediéndole a Houston una ventaja de un punto.

Carr completó dos pases cortos en la próxima serie ofensiva de Houston, pero los Texans no convirtieron una primera oportunidad, al igual que Denver, aunque los Broncos obligaron a Houston a comenzar en su propia yarda 11 una vez más. Hollings avanzó 14 yardas, proveyéndole a Houston más espacio con el cual maniobrar en la advertencia de los dos minutos. Sumó 79 yardas en 13 acarreos.

Carr entonces halló a Armstrong, quien rebotó de un mal intento de derribarle para avanzar 13 yardas. Sin embargo, la marcha se estancó en la yarda 40 con 1:24 por jugar.

Dos jugadas después, Plummer lanzó un pase profundo que fue interceptado por el esquinero Demarcus Figgins en la 49 de los Texans. Pero Pryce capturó a Carr una vez más, obligando a Houston a retroceder hasta su propia yarda 44 y frenando la marcha.

Plummer jugó la primera posesión del tercer cuarto pero no logró que su equipo anotase. Completó 12 de 22 pases, acumulando 159 yardas aéreas y una intercepción. El mariscal Tony Banks abrió la segunda mitad por los Texans pero su primera posesión produjo un tres y fuera.

El mariscal reserva Danny Kanell encabezó a los Broncos en una marcha anotadora, inspirada por un pase de 26 yardas al ala cerrada Jeb Putzier y un pase anotador de 11 yardas al corredor Mike Anderson. Denver pasó al frente 19-14. El subsiguiente intento de conversión de dos puntos fracasó.

Banks halló su ritmo en su próxima marcha, encontrando al ala cerrada Matt Murphy en un pase de 24 yardas que avanzó a la yarda 38 de los Broncos. Un pase de 12 yardas al receptor Albert Johnson produjo otra primera oportunidad antes de que Hollings desplegara su consabida velocidad al doblar la esquina en un acarreo de 17 yardas hasta la seis de los Broncos.

Un castigo por formación ilegal frenó el avance y Houston se conformó con un gol de campo de 26 yardas de Kris Brown que redujo la desventaja a dos puntos.

Sin embargo, los Texans se descuidaron con el balón en el último cuarto. Jason Elam convirtió un gol de campo de 44 yardas que aumentó el margen de Denver a 22-17 cuando Banks lanzó una intercepción. El receptor Chris Taylor soltó el balón tras recibir un pase y el apoyador Cornelius Anthony de los Broncos lo recuperó y avanzó 37 yardas hasta la nueve de los Texans. La decisión de los árbitros fue apelada sin éxito y Elam convirtió otro gol de campo para darle ventaja de ocho a Denver con seis minutos por jugar.

La situación no mejoró cuando Kanell se combinó con el receptor Triandos Luke en un pase anotador de 74 yardas con 4:27 por jugar.

Houston recibirá a Tampa Bay el jueves a las siete de la noche.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising