Hoyer y Texans encaran segunda mitad

Con ocho partidos por jugar en la temporada 2015, los Texans tienen la fortuna de controlar su destino aún con su récord decepcionante de 3-5. Literalmente es borrón y cuenta nueva para los Texans y su oponente más difícil el resto de la temporada es el que tienen en el espejo. De este punto en adelante se trata de como juegan ellos y no quien es el rival. El equipo claramente no ha jugado al nivel anticipado entrando a la temporada. Pero tal como le dejó claro al equipo Bill O'Brien antes del descanso de media temporada, ahora se tiene una temporada de ocho partidos. Lo que pasó en los primeros ocho no importan. No importan pero se tiene que aprender de lo que no funcionó en estos primeros ocho partidos.

Todo por supuesto inicia en la línea de golpeo. A la ofensiva el equipo tiene que definir los cinco titulares. La única excepción claro es una lesión. Pero en ausencia de esto, los cinco que inician tienen que terminar partidos. Si quieren los mejores cinco en la cancha perfecto pero la rotación de Oday Oboushi y Xavier Su'A-filo y en momentos Brandon Brooks en el puesto de guardia izquierdo tiene que terminar. En un esquema ofensivo complicado en el cual consistencia entre jugadores es primordial, se tiene que tomar una decisión de los titulares para poder ser productivos.

Considerando también la rotación de hasta cuatro corredores distintos, cuando Arian Foster estaba disponible, se entiende el porque el juego terrestre no ha retomado el nivel del 2014. La temporada pasada el juego terrestre era el punto fuerte de la ofensiva y de hecho ningún otro equipo corría más con el balón que los Texans. Pero esta temporada, debido a lesiones, pero en su mayoría por rotación de jugadores no sólo en la línea pero entre los corredores también, se ha complicado el poder establecer consistencia y productividad. Esto se tiene que resolver en la segunda mitad de la temporada.

El cuadro ofensivo es tan efectivo como el juego de la línea si esto se puede resolver y el juego terrestre puede entrar en ritmo, Brian Hoyer ha comprobado que puede ser lo consistente suficiente para manejar la ofensiva. Tal vez por la primera vez desde que jugaba a nivel de preparatoria, Hoyer no tiene la presión de un suplente soplando la nunca para tumbarle el puesto. Especialmente desde que llegó a la NFL. Cuando en Cleveland a pesar de que era él el titular, Hoyer la verdad nunca estaba cómodo. Si no era uno era otro y al final con los Browns un ex ganador del trofeo Heismann y con los Texans pues ya sabemos todos la novela de la temporada actual. Pero ahora, Hoyer es el titular claro y no existe controversia y en su última salido pudo haber jugado su mejor partido como titular de los Texans. Esperamos que esta nueva realidad y tranquilidad de simplemente jugar y no estar volteando hacia atrás para ver quien viene por su puesto le sirva a Hoyer para jugar a su tope. Exactamente lo que encara el equipo en la segunda mitad de la temporada Hoyer conoce a la perfección. Será difícil pero no imposible.

Claro que el contar con una estrella joven como DeAndre Hopkins debe ser algo refrescante para Hoyer. En cualquier momento difícil, Hoyer sabe que cuenta con un jugador que puede resolver una situación y partido. El pase simplemente tiene que estar a su alcance y Nuk va a hacer la jugada. En esta segunda mitad de la temporada Hopkins se perfila para lo que puede ser la mejor temporada para un receptor en la historia de la franquicia. Más aya de los resultados de los partidos el ver a DeAndre hacer historia será divertido.

Claro que colectivamente interesa mucho más lo que pueda hacer el equipo y para lograr resultados positivos sin duda se tiene que poder contar con una mejor despliegue del cuadro defensivo en la segunda mitad. El primer paso puede haberse tomado en el partido contra los Titans al encontrar un nuevo titular en el puesto de safety libre. La salida de Raheem Moore le brindó al cuadro mucho más consistencia y seguridad. Pero lo que ha quedado más claro es el hecho de que se tiene que hacer todo lo posible para permitir que Whitney Mercilus juegue en el puesto en el el cual él se encuentra más cómodo. Como primera selección Jadeveon Clowney fue asignado el puesto que previamente jugaba Mercilus y tal vez correctamente considerando el gran potencial que aporta Clowney. Pero debido a la ausencia de Clowney por lesión esta temporada, Mercilus se ha visto mucho más productivo en dicho lugar.

Jugando el puesto de Jack linebacker, es decir el lado débil de la alineación defensiva, Mercilus ha logrado 5.5 capturas de QB. Si es porque se siente más cómodo en el esquema o porque Clowney simplemente no es un linebacker exterior por naturaleza, Mercilus es la mejor opción por el momento. Puede que Jadeveon sea un gran atleta con potencia y rapidez sin igual, pero queda claro que su fuerte no es el reaccionar y cubrir como son las labores de apoyador exterior. Su punto fuerte es penetrar y crear problemas detrás de la línea de golpeo no esperar para evaluar y reaccionar y tener que mover lateralmente. Si se puede encontrar la manera de aprovechar lo que hace mejor tanto Clowney y Mercilus simultáneamente en la cancha será de gran beneficio para el cuadro defensivo. Claro, siempre en cuando Clowney pueda mantenerse en la cancha. Entró a la fecha de descanso después de haber sufrido lo que parecía una lesión en su espalda y por el momento no se confirma la gravedad y si esto será factor a corto o a largo plazo.

Claro que el resto del cuadro defensivo tiene que entrar en forma también. De hecho tomaron el primer paso para retomar su nivel de la temporada pasada en contra de los Titans. Tacklearon mejor y robaron balones gracias a una presión constante sobre el mariscal de campo de Tennessee. Esto claramente tiene que continuar en la segunda mitad de la temporada.

Hay mucho trabajo por realizar en los últimos ocho partidos del 2015. Pero lo único que está claro es la realidad de que los Texans no dependen de nadie meas para revivir su temporada. Los próximos rivales son fuertes, iniciando con los Bengals este próximo Lunes. Pero el rival más peligroso es el que han batallado durante toda la temporada. El rival que se encuentra en el espejo. El rival que ha cometido castigos en momentos inoportunos. El rival que ha sido indeciso en decisiones sobre posiciones claves. El rival que sin duda no ha alcanzado las expectativas. Pero ese mismo equipo que tienen en el espejo tiene todo a su alcance para convertir la decepción de los primeros ocho partidos en la revelación de los  siguientes ocho. No será fácil pero nada que vale la pena lo es. Y su mariscal de campo titular conoce muy bien de que se trata todo esto.

*Enrique Vasquez, se encuentra en su décimo cuarta temporada en las transmisiones de los Texans. La temporada del 2015 será su cuarta como la voz oficial en español de los Houston Texans y la temporada número 25 transmitiendo partidos de la NFL.

The Houston Texans roster in photos. (Updated 4/16/2021)

*

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising