Johnson se perfila para un 2004 espectacular

Cuando se compara el nivel de talento en la NFL de equipo a equipo, no existe una diferencia muy marcada. Físicamente un esquinero o receptor o corredor en el plantel de los Texans es tan veloz o fuerte como cualquier otro jugador en su respectiva posición en cada uno de los otros 31 equipos de la liga. La diferencia se encuentra en la habilidad de poder ejecutar el plan de juego y las responsabilidades individuales bajo circunstancias de inmensa presión. La capacidad mental de cada uno de los jugadores de poder eliminar toda presión y distracción es el factor determinante en poder tomar este potencial físico y convertirlo en desempeño en la cancha.

johnson_run_bucs121403.jpg

Algunos jugadores nunca llegan a comprender que la preparación mental es tan importante si no más que la física. Los que llegan a realizar el potencial de un físico impecable y una preparación y dedicación mental se convierten en leyendas. En el plantel de los Texans se encuentra Andre Johnson, una figura que indiscutiblemente cuenta con una tremenda habilidad y que gracias a su deseo de mejorar no se ha quedado quieto. Después de una campaña estelar como novato reconoce que su crecimiento depende de mucho más que sólo levantar pesas.

En el 2003 Johnson se quedo a 24 yardas de lograr las mil en sólo 66 recepciones. Para cualquier novato esto hubiese sido suficiente para considerar la campaña un éxito. Desde la conclusión de la campaña Johnson comentó que pudo haber hecho más. Señaló que soltó demasiados pases durante la temporada especialmente algunos en situaciones críticas. Es más llegó a declarar que aun que algunos receptores pueden tener dichos problemas él no suelta pases. Otros sí pero él no. Se considera como un receptor de calidad que está en la cancha para hacer jugadas en momentos críticos. Cuando se le pregunta en que trabajó más en los últimos meses en preparación para el 2004, confirma que su enfoque principal fue en mejorar su preparación mental.

Claro que el egresado de la Universidad de Miami continuó con su dedicación y entrega en el gimnasio preparando su cuerpo para las demandas de una temporada en la NFL, pero por primera vez le presto más atención al aspecto mental. Para Johnson, esta preparación incluye extra sesiones de repaso de video y estudio de esquemas tácticos que le servirán para mejorar su rendimiento en la cancha.

Es también evidente cuando se platica con él que se encuentra más seguro de sí mismo. Destacó como novato cuando aún se encontraba en etapa de aprendizaje y ahora que sabe lo que se requiere de él como receptor principal en este esquema ofensivo, Johnson se encuentra listo para realizar su potencial al cien por ciento. En un año, Johnson se ha convertido en verdadero profesional. Como líder del equipo y claramente el mejor atleta en el plantel, Johnson ha elevado su nivel de juego en todo aspecto.

Claro que para que Johnson pueda triunfar en la cancha necesitará la ayuda del resto de sus compañeros en la escuadra ofensiva. Pero si todos ellos siguen su ejemplo dentro y fuera de la cancha, el ataque ofensivo que terminó como el penúltimo más efectivo en la liga, rendirá mejores resultados.

Son numerosos los casos en los cuales jugadores con gran habilidad lo desperdician todo por el hecho de que no aprovechan todo a su alcance para realizar su potencial. Andre Johnson no ha caído en esta trampa y hasta el momento ha sido todo lo que se esperaba de el y más. Entrando al 2004 Johnson se perfila para una campaña espectacular.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising