La raíz del problema


Mucho se ha criticado y comentado sobre el hecho de que varios de los jugadores seleccionados por los Texans no han rendido lo que se esperaba de ellos. En contraste, se encuentran otros jugadores de los Texans que llegaron a Houston con pocas posibilidades pero que han destacado y en momentos hasta han brillado. La realidad es que a pesar de que todos los equipos de la NFL invierten inmensos recursos para evaluar talento, a fin de cuenta nada está garantizado. Lo claro es que para ser competitivos en la NFL se tiene que formar la base del equipo con selecciones en el draft universitario y principalmente con jugadores tomados entre las primeras tres rondas del sorteo. Es entre éstas selecciones en las cuales se encuentra la mejor calidad de jugador y por lo tanto es la mejor oportunidad de poder mejorar el equipo. Es aquí en donde tal vez se encuentra la raíz del problema para Houston.

Los Texans han invertido selecciones de primera y segunda ronda en 10 jugadores en sus primeros cuatro drafts universitarios. De éstos jugadores, sólo cinco son titulares (David Carr, Chester Pitts, Jabbar Gaffney, Andre Johnson y Dunta Robinson). De seis jugadores seleccionados en la tercera ronda, sólo Antwan Peek figura como titular. El plantel de un equipo, especialmente un equipo empezando de la nada como los Texans lo hicieron hace cuatro años, tiene que formar la base de su plantel de los jugadores seleccionados en las primeras tres rondas del draft. De estas 16 selecciones que tenía Houston a su disposición, sólo seis se han convertido en titulares. Lo lamentable de la situación es que de los otros nueve jugadores, ninguno ha figurado como un verdadero talento capaz de destacar en la NFL. Tres han sido titulares pero han perdido su puesto debido a que no fueron efectivos (Fred Weary, Seth Wand, Jason Babin), uno nunca fue factor en el equipo (Charles Hill) y sólo formó parte del plantel un año, uno nunca ha pisado la cancha debido a lesión (Benny Joppru), dos han sido terceros suplentes (Dave Ragone y Tony Hollings) desde su llegada al equipo, una selección fue intercambiada por los derechos de Phillip Buchanon quien no sólo perdió su puesto de titular pero está fuera de acción el resto de ésta temporada debido a lesión y las últimas dos selecciones tomadas el pasado mes de abril, han contribuido muy poco ésta campaña (Travis Johnson y Vernand Morency). Para ser justos Johnson es novato y puede aún ser capaz de figurar como jugador efectivo en la línea defensiva. Pero si Houston toma a quien se especula en el draft del próximo mes de abril, Morency puede quedar fuera de los planes tan pronto como se puede decir Reggie Bush.

Por el otro lado de la moneda, los Texans han acertado en otros jugadores de los que se esperaba mucho menos. En la cuarta ronda del 2003 encontraron a Domanick Davis quien viene de su mejor partido de la temporada. En sus primeros dos años y medio de acción, ningún otro Texans ha logrado más yardas totales que sus 4,282 yardas y 27 touchdowns. Tomando en cuenta que la selección de Davis fue principalmente para utilizarlo como jugador de equipos especiales regresando patadas, su selección ha probado ser una de las más acertadas.

El pasado domingo vimos el mejor partido en la carrera del agente libre Shante Orr quien originalmente fue seleccionado por Green Bay en el 2003 pero quien fue dado de baja antes del inicio de la temporada. Orr firmo con los Texans y rápidamente se estableció como un buen suplente en el puesto de linebacker. Ahora como titular, el pasado domingo, logró tres capturas de QB estableciendo récord de equipo en dicha estadística.

Otro jugador que vio su primera acción como titular en un puesto nuevo fue el novato C.C. Brown quien debido a la ausencia de Marcus Coleman tomo la cancha como el safety libre titular. Coleman se perdió el partido contra Baltimore debido a que llegó tarde a la práctica del sábado y por lo tanto fue sancionado por el equipo. Brown jugó bien en lo que fue uno de los esfuerzos más efectivos de la escuadra defensiva ésta temporada. Brown es un novato que fue tomado en la sexta ronda de la Universidad de Louisiana-Lafayette. Inició la temporada como titular en el puesto de safety fuerte y ahora ha hecho la transición al otro puesto de profundo y tal vez lo hará por el resto de la temporada.

El diamante del pasado draft universitario claramente tiene que ser Jerome Mathis quien como selección de cuarta ronda ha tomado el puesto de especialista regresando patadas de kickoff y actualmente se encuentra con el segundo mejor promedio de la liga. Si mantiene su buen nivel puede ser el único representante de los Texans en el Pro Bowl ésta temporada. Originalmente de la Universidad de Hampton, Mathis aún tiene mucho que aprender en lo que se refiere a la posición de receptor, pero como especialista, sus dos touchdowns en devoluciones comprueban su gran talento.

De vez en cuando y con un poco de suerte, un equipo puede encontrar jugadores de impacto o con talento inesperado más aya de la tercera ronda del draft universitario o quizás entre jugadores que no fueron seleccionados y que por lo tanto son considerados agentes libres. Pero un equipo no se puede dar el lujo de fallar en tantas selecciones en el draft universitario como lo han hecho los Texans. La realidad no miente. Sólo seis titulares de 16 selecciones entre las primeras tres rondas del draft universitario. Si no se puede seleccionar talento con mayor efectividad y consistencia, es difícil formar un plantel competitivo y con la profundidad necesaria para poder superar las lesiones y situaciones que se presentan en una temporada de la NFL. Más que cualquier otro factor, ésta puede ser la raíz del problema para los Texans. Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising