Nate Washington aporta liderazgo al grupo de receptores

Con diez temporadas de grandes momentos ya en el archivo. El receptor veterano Nate Washington llegó a los Houston Texans esta temporada. Su papel no es únicamente como de líder para el grupo de jóvenes con el que comparte la posición si no de también ser productivo.

En tres semanas de temporada regular, Washington ha demostrado que aún tiene mucho que ofrecer en el terreno de juego. Entró a la NFL como agente libre, es decir, tenía todo en contra para poder realizar un carrera en la liga. Una carrera que pudo lograr debido a la entrega y ética de trabajo que aprendió cuando era joven. Sin duda su llegada a Houston ha sido la acertada para el equipo y para el joven del estado de Ohio.

Nate Washington creció en la ciudad de Toledo, en un hogar en donde su madre soltera trabajo con todo para asegurar que su único hijo no le faltara nada. Con la influencia de su madre practicó el deporte y aprendió los valores importantes en su vida y con la influencia de su abuelo materno quien supervisó su desarrollo en el deporte el joven Nate aprendió a mantener los pies en la tierra y dedicarse a ser mejor.

"Mi mamá siempre se sacrificaba para yo tuviera todo. Me levantaba para llevarme a la escuela y de ahí se iba al trabajo," confirma con una sonrisa Wahington al mencionar a su madre.

"Me llevaba siempre a todas mis prácticas en cualquier deporte que me tocaba jugar y siempre se aseguraba de que terminaba toda mi tarea. Mi abuelo tuvo la mayor influencia como un hombre debido a que era el único hijo de la familia. Pero mi abuelo fue el que siempre me mantenía con los pies en la tierra y humilde. Fue el que siempre trataba de mantenerme trabajando en el deporte para mejorar."

El camino del fútbol americano lo llevó a Tiffin University una institución de equipo de fútbol americano de segunda división. Fue aquí en donde Nate disfrutó del deporte a lo máximo y confiesa que en pocos momentos consideró lo que podía ser un futuro en la NFL ya que eso se veía muy lejos en la distancia.

"La NFL verdaderamente ni si quiera estaba en mi mirada en esos días. Los Sábados eran en Tiffin eran para jugar y convivir con mis compañeros de equipo y divertirnos. La verdad es que no fue hasta mi última temporada cuando los scouts visitaban y fue cuando empece a considerar que posiblemente por lo menos tendría una oportunidad."

Pero su experiencia en Tiffin le ayuda para madurar y para desarrollar una ética de trabajo que le sirvió para triunfar. "Tiffin se encontraba lo suficientemente lejos de la casa para que yo madurara como joven.

Mi experiencia ahí me enseño mucho. Yo tenía partidos de 200 yardas y me preguntaba que era lo que me separaba de los jugadores de primera división? Pero mi madre siempre me decía que sólo me pusiera a trabajar, que las cosas se darían y que Dios tenía un plan para mí. Ella me enseñó a que tenía que controlar las cosas a mi alcance y eso fue lo que hice. Esto es parte de lo que tratamos de hacer aquí con los Texans. Controlar tu mundo a los tres pies de tu alcance. Eso fue lo que hice en Tiffin. Jugué fútbol y conseguí mi educación. Eso fue lo más importante."

El llegar a la NFL como agente libre por lo tanto no fue una decepción si no una oportunidad y aventura en la que no tenía nada que perder. Como novato con los Steelers ganó un Super Bowl y tres años después ganó su segundo anillo. Pero lo conserva de estas temporadas de campeonato son las amistades.

"La experiencia con los Steelers era como de familia. Hasta hoy en día mantengo contacto con muchos de ellos que considera casi como hermanos. Las jugadas y los triunfos los podemos revivir y recordar cada que vemos el video. Pero lo que más destaca en mi mente es las amistades de un grupo que fue como familia."

Nate entró a la NFL cuando DeAndre Hopkins tenía 13 años de edad. Esto es la motivación principal de las bromas entre en el grupo de receptores. Claramente es una buena relación entre los jóvenes y el Tio Nate. "Si soy el Tío Nate o el viejo del grupo. De hecho eso es lo que yo le decía a Hines Ward cuando estaba en Pittsburgh y ahora es lo que me dicen a mi. Eso es muy irónico.

Pero es de la misma manera estoy muy agradecido por que yo nunca pensé que la NFL estaría en mi camino. Si hubiera jugado una temporada hubiera sido una bendición pero el hecho de que han pasado ya 11 años es un honor y una bendición. No considero que me he ganado el reconocimiento individual que me merezco y por lo tanto eso es lo que me motiva. Por lo tanto entro a cada temporada queriendo demostrar que pertenezco y que aún puedo aportar algo."

De la misma manera Nate considera un honor el hecho de que estos compañeros de equipo se acercan a él cuando necesitan ayuda en asuntos de la cancha pero más importante cuando necesitan orientación en su vida cotidiana. "Es un honor cuando estos jóvenes se me acercan y me hacen preguntas. Especialmente cuando se trata de situaciones en sus vidas. Muchos de estos jóvenes piensan que lo saben todo y por lo tanto cuando piden mis consejos con mucho gusto les trato de orientar."

Como dos veces campeón de Super Bowl y veterano de 10 temporadas el papel de Washington en este equipo es de líder. Nate considera que a pesar de los problemas de las primeras dos semanas de la temporada que se tiene lo necesario para salir adelante y que en poco tiempo este equipo funcionará a tope. "Nuestra continuidad nos facilitará el poder jugar mejor. Estamos trabajando fuerte para hacer las cosas bien. Hemos corregido muchos de los errores y hemos aprendido de los errores. Sin duda vamos a jugar mejor de este punto en adelante."

Nate Washington  ha disfrutado de 10 temporadas cumplidas en la NFL. Dos anillos de Super Bowl y numerosos momentos inolvidables. El futuro depara cosas tremendas para Washington pero por el momento sólo se enfoca en el siguiente partido ya que en su mente no está listo para apuntar a un fin a lo que ha sido una década gloriosa. "La verdad es que no he pensado mucho de eso. Si lo he contemplado pero no ha profundidad. Tal vez pienso de un futuro trabajando en los medios pero por el momento estoy enfocado en este deporte que amo tanto. Me encantan las oportunidades que tengo cada fin de semana. Cuando llegue a eso río simplemente lo tendré que cruzar. Pero por el momento me encanta lo que estoy haciendo."

Con un grupo de receptores jóvenes que necesitan esa influencia de un veterano triunfador Washington aporta lo ideal. Es el titular al otro lado de la cancha de DeAndre Hopkins y en tres partidos jugados ha demostrado que su llegada al equipo ha sido como del anillo a un dedo.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising