No cuenta, pero como es dulce ganar

El pasado martes el índice de calor en las canchas de práctica en Reliant Park alcanzaron 96 grados Fahrenheit (35.5° C) para la práctica de las nueve de la mañana. ¡De la mañana! En la segunda semana del campamento de pre temporada el calor aunado a la rutina de prácticas, juntas y estudio de video, fue un reto adicional que los integrantes del plantel de los Texans tuvieron que superar durante sus preparativos para su partido contra los Raiders de Oakland. En esta etapa del campamento, es importante mantener la concentración y el mismo nivel de energía a pesar de condiciones climatológicas insoportables. De una manera u otra, los jugadores tienen que encontrar la motivación para mantenerse en el plan de trabajo.

El pasado sábado Houston aprovecho su trabajo de la semana previa al lograr un triunfo que mucho más importante de lo que implica el resultado final, le da una inyección de ánimo al equipo justo en la mitad del calendario de partidos de pre temporada. Para un individuo que es competitivo y quien entre los jugadores de los Texans no lo es, el ganar ya sea en un juego de billar o de canicas, siempre es importante. Claro, este triunfo se da en la pre temporada. El resultado no cuenta, pero que dulce es ganar.

La ofensiva titular de los Texans, por segunda semana consecutiva se mostró fluida, no fueron castigados y en sus dos series ofensivas lograron situaciones de primer down y gol. Lo que importa de estas dos series es que la ejecución fue efectiva. David Carr, quien supera una molestia en su talón, fue preciso en sus pases completando seis de ocho para 43 yardas y un TD. El juego terrestre también fue efectivo primero con Domanick Davis (seis acarreos para 24 yardas) y finalmente, con los suplentes en la línea, y Vernand Morency (19 acarreos para 90 yardas) como corredor.

La defensiva tuvo una noche de altas y bajas pero eventualmente mantuvo a los Raiders sin puntos en la segunda mitad. Las bajas se dieron en la primera serie ofensiva de Oakland contra la primera defensiva de Houston. El esquinero Phillip Buchanon, jugando contra su ex equipo, tuvo un par de fallas. Primero tomó un ángulo equivocado en su cobertura en un pase que logró 10 yardas para Oakland y en la siguiente jugada falló al no poder contener una jugada de acarreo hacia el centro de la cancha en lo que fue un acarreo de 27 yardas. Eventualmente, como buen profesional, rectifico el problema y terminó con cuatro tackleos. Houston permitió dos TD en el partido y fue el segundo en donde se dio otro de los errores. El esquinero Demarcus Faggins, quien esperaba ayuda del safety en la zona profunda, fue dejado sólo en lo que fue una recepción de 70 yardas para TD por parte de los Raiders. Lo bueno es que estos errores se pueden corregir debido a que fueron más que nada errores mentales. Pero de este punto en adelante del partido la defensiva lució.

A pesar de que Oakland movió el balón, Houston logró dos intercepciones en su zona de anotación por parte de Marcus Coleman y Jason Simmons. De hecho, Faggins tuvo el balón en sus manos y estaba en perfecta posición en el primer TD de Oakland pero el balón fue arrebatado de sus manos en la zona de anotación. En este aspecto, la defensiva secundaria fue efectiva y oportuna en su cobertura a lo largo del partido.

El progreso que tanto buscan los entrenadores durante la pre temporada fue evidente por parte de los Texans. Claro que aún se puede trabajar más, especialmente en situaciones de corto yardage por avanzar. No sucedió en situación cerca de la línea de gol, como se dio en la primera fecha de pre temporada, pero Houston una vez más fue detenido con menos de una yarda por avanzar. Pero tengan por seguro que cualquier error que se tiene que corregir esta semana se hará con un mejor ambiente debido a que el equipo gano el partido.

Cada uno de los jugadores en el plantel de los Texans en un momento ó otro ha sido campeón. El hambre y el deseo de triunfar es lo que motiva a cada uno de estos jugadores para seguir en la lucha. Es la pre temporada y el resultado no será de mayor impacto el próximo 11 de septiembre cuando arranque en serio la temporada regular. Pero no hay nada como ganar para recargar pilas y continuar los preparativos. No cuenta el resultado, pero como es dulce ganar.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising