Ocupar los espacios descubiertos


Hace un tiempo, Tony Dungy y Herm Edwards podrían echar un vistazo al campo del One Buccaneer Place y sonreír.

Allí, en las afueras de las soleadas pistas de aterrizaje del aeropuerto internacional de Tampa, estaba la defensiva "Cover 2" (Cobertura 2) en su grado más puro. Derrick Brooks corriendo desde una banda a la otra. John Lynch castigando a los receptores cuando se disponían a lanzarse a campo abierto. Warren Sapp colocando a un lado a los linieros para romper el bolsillo.

En Tampa, Dungy, el entrenador en jefe, y Edwards, su asistente y entrenador de la secundaria, habían desarrollado el personal perfecto para el esquema. Ahora, en 2004, ambos entrenadores en jefe están trabajando en otros lugares, Dungy en Indianapolis y Edwards en New York. Y aunque ambos han encontrado más difícil el éxito defensivo, todavía son fieles a la "Cover 2".

El viejo dicho exclama que no se puede preparar una ensalada de papas sin papas. Los Bucs tenían "papas" de fuste en Brooks, Lynch y Sapp, sin mencionar al esquinero Donnie Abraham, al apoyador Hardy Nickerson y otros. Pero luego de un comienzo lento, la defensiva de los Colts está empezando a jugar la clase de football defensivo que le gusta ver a Dungy (sólo basta preguntarles a los Texans).

¿Y los Jets? Cielos, han estado apoyándose en la defensiva de la manera que solían hacerlo los Bucs, especialmente en las últimas semanas, con el mariscal de campo Chad Pennington en la línea de banda por lesión.

"Al final del día, lo que tenía que sucedernos es que la defensiva saliera a jugar", reconoció Edwards. "Y cuando eso ocurre, les doy un discurso a la defensiva. Generalmente no lo hago. Les hablo. Dije: 'Este es el tema. Tenemos que tener éxito ahora. Es nuestro turno de hacer jugadas. Antes fue el turno de la ofensiva de hacerse cargo. Es el turno de la defensiva cuando el mariscal de campo se quedó afuera.'

"Los jugadores respondieron. Seguiré estando sobre sus hombros, para ser honesto. Hasta ahora lo han hecho bien. Tienen que seguir haciéndolo."

New York está séptimo en la liga en defensiva anotadora y está empatando el tercer lugar en puntos permitidos. En las últimas ocho semanas, los Jets han permitido la menor cantidad de puntos en toda la NFL (107). Y observando detenidamente su personal, empiezas a frotarte los ojos y ves matices de peltre y rojo.

El apoyador novato Jonathan Vilma está corriendo para todos lados como Brooks. El tackle defensivo de segundo año Dewayne Robertson está penetrando como Sapp. Y los Jets podrían tener quizás el mejor dúo de alas defensivas existentes en el football.

"Estos sujetos son todos jugadores de impacto", reflexionó el entrenador en jefe Dom Capers esta semana, cuando los Texans se preparan para su viaje a Meadowlands. "Tienen una defensiva que puede ser agresiva, establecer el ritmo de juego y cortar el ovoide."

La "Cover 2" está diseñada para mantener a la ofensiva frente a la defensiva y eliminar la jugada grande. No es para todo el mundo, porque está construida para la velocidad de sus ejecutores. Necesitas apoyadores que corran de banda a banda. Necesitas miembros de la secundaria veloces que terminen con jugadas en determinados espacios. Y, quizás lo más importante, necesitas un frontal de linieros desbaratadores que hostiguen al mariscal de campo.

"Los Jets juegan 'Cover 2' con una línea de cuatro frontales", explicó el coordinador ofensivo Chris Palmer. "Lo que les gusta hacer es que sus dos excelentes alas defensivas coloquen gran presión cuando la ofensiva está lanzando el ovoide. Lo que tenemos que hacer nosotros es tratar de ocupar los espacios vacíos y atacar a los dos profundos."

Piensen en esos espacios como costuras de una defensiva en zona. De izquierda a derecha, hay tres. Los Jets están creando problemas con los espacios libres, sabiendo que pueden llegarle a mariscal de campo o bien cerrarse lo suficiente sobre los receptores para que la ganancia sea mínima.

El ala defensiva izquierda John Abraham, dos veces seleccionado para el Pro Bowl, encabeza al equipo y está segundo en la NFL con 9 ½ capturas. El ala defensiva derecho Shaun Ellis, con quien esta semana los Jets extendieron el vínculo contractual a largo término, tiene 4 ½ capturas. Robertson posee 2 ½ embolsadas y el tackle nariz veterano Jason Ferguson cuenta con 3 ½. En total, 20 de las 25 capturas de New York pertenecen a estos cuatro jugadores.

"Sus cuatro frontales conforman probablemente la mejor unidad con la que nos enfrentaremos en todo el año", reconoce el mariscal de campo David Carr. "Nuestra línea ofensiva será puesta a prueba esta semana. Tenemos que acarrear el ovoide efectivamente, como queremos que ocurra cada semana. Pero este probablemente es uno de esos partidos en los que no podemos colocarnos en situaciones obvias de pase, porque sus cuatro frontales son capaces de desintegrar un partido por sí solos."

Cuando estaba en Miami, los ojeadores se preguntaban si Vilma (1.85 m y 104 kg) era demasiado pequeño para realizar un impacto enorme entre los profesionales. Pero es perfecto para el esquema. Vilma es lo suficientemente rápido para retroceder en cobertura para cubrir el espacio central o correr hacia la banda para acorralar al corredor. El ex jugador de los Raidera Eric Barton también fue una Buena incorporación esta campaña, encabezando al equipo con 88 tacleadas.

"Una de las grandes diferencias, creo, son sus apoyadores", dijo Capers. "Tienen una velocidad mayor y más habilidad atlética en esa posición. Sus apoyadores son muy activos. Creo que lo que están hacienda es que juegan agresivo."

Edwards lo tuvo a Abraham en Tampa, y este jugador todavía juega bien, encabezando a los Jets con 14 pases defendidos y regresando su única intercepción hasta la anotación. El esquinero veterano Terrell Buckley se unió a los Jets como esquinero en paquetes "nickel" y encabeza al equipo con tres intercepciones.

Los profundos de New York a menudo dejarán libres sus posiciones de doble profundidad para brindar ayuda a los esquineros sobre las líneas de banda, otra vez para limitar las potenciales ganancias grandes de yardas. El profundo fuerte Reggie Tongue y el profundo libre novato Erik Coleman golpean fuerte. Tanto Coleman como el suplente Jon McGraw cuentan con dos intercepciones.

En realidad, los Jets están segundos en la NFL con un margen de cortes de balón de más 14 (los Colts de Dungy encabezan la liga con más 17).

Entonces, ¿cómo hacen los Texans para atacar en ofensiva? Una manera es crear maneras de que el receptor Andre Johnson quede sin marca. Johnson es lo suficientemente veloz como para eludir tacleadores y lo suficientemente físico como para golpearlos si lo alcanzan. Los Jets sin dudas doblarán a Johnson, pero eso podría crear más espacios para el receptor Jabar Gaffney y el ala cerrada Billy Miller, quien la semana pasada contra Tennessee capturó su primer pase anotador en más de un año. Por supuesto que si Houston tiene dificultades para contener a los cuatro frontales de New York, a Miller no se lo verá mucho en el terreno, ya que Mark Bruener es el ala cerrada que mejor bloquea.

"Muchos equipos las últimas semanas han estado doblándolo (a Andre Johnson), doblando a nuestros receptores", dijo Carr. "Tuvimos que usar mucho más a los ala cerradas en protección de pase de lo que los hemos utilizado saliendo en trayectorias, por lo que fue una batalla dura para nosotros. Manteniéndolo involucrado (a Miller) y llevando el juego a situaciones donde todavía podíamos usar a los alas cerradas para utilizar las jugadas donde el mariscal rola y se mueve del bolsillo, ayudó mucho a nuestra ofensiva, por lo que pudimos utilizarlos."

Y siempre está el corredor Domanick Davis, quien acumuló 199 yardas totales contra los Jets en la derrota 19-14 de la campaña pasada. Davis podría convertirse en una opción muy viable si Carr es puesto bajo presión.

"La pregunta es, ¿podemos lanzar el balón antes de que nos alcancen sus cuatro frontales?", dijo Palmer. "¿Podrán nuestros receptores aprovechar los huecos? ¿Podrá nuestro ala cerrada meterse en ellos? Y nuestros corredores deberán hacer lo suyo para el control de las esquinas.

"Se convierte en un juego de ajedrez."

Los Texans pueden ganar si pueden poner al descubierto los espacios libres de la "Cover 2".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising