Poco a poco las piezas se acomodan

El equipo de los Texans ha realizado la primera etapa de sesiones de entrenamiento organizados (OTA's) como equipo, en preparación para la nueva temporada. Aunque la base del equipo es prácticamente la misma, tres jugadores en particular presentan cosas interesantes para lo que puede ser un paso grande hacia adelante para el equipo en la temporada 2016.

Iniciamos con un joven que ha probado ser versátil y completamente entregado a la causa. Andre Hal el ex esquinero convertido en safety la temporada pasada claramente dejó su huella en el 2016. Al trabajar en el cambio de posición de esquinero a profundo se anticipaba que esto sería simplemente para darle profundidad al plantel. Como esquinero sería difícil entrar en la rotación especialmente con lo que fue un estupendo inicio de de temporada de Kevin Johnson el esquinero primera selección de la temporada pasada. Pero lo que inició como experimento rápidamente se convirtió en la medicina perfecta para lo que aquejaba a la defensiva secundaria del equipo. Desde que tomó la cancha como safety todo cambió y ahora una temporada más tarde, Hal, y la secundaria defensiva se encuentra en un mejor momento. Conoce el esquema, sus responsabilidades y puede cumplir sin titubeo su tarea de ordenar la defensiva secundaria. Más importante su capacidad natural de marca sobre alas cerradas y receptores le dan una mejor alternativa a lo que los Texans han tenido en la posición en un buen rato. Sabemos que el frente defensivo de los Texans es de lo mejor que hay en la NFL, apoyado ahora por una secundaria mejor ordenada, con dos veteranos de calidad en las esquinas, un Johnson recuperado de lesión y en su segunda temporada, la defensa de los Texans se perfila para mejorar su rendimiento impresionante de la temporada pasada.

Todo lo que ha hecho o no el cuadro ofensivo de los Texans en las últimas dos temporadas ha sido logrado bajo condiciones improvisadas en un par de posiciones. Hablamos por su puesto del puesto de corredor y mariscal de campo. Debido a lesión las últimas dos temporadas en el puesto de corredor, los Texans utilizaron una rotación de hasta cinco jugadores distintos. Con la llegada del agente libre Lamar Miller, el equipo ha resuelto muchos problemas. Miller aporta velocidad y capacidad de anotar desde cualquier parte de la cancha en jugadas de acarreo directo. Pero lo que lo hace más peligroso es su capacidad de hacer jugadas atrapando pases saliendo de su posición de corredor. Su velocidad crea problemas para linebackers que lo tienen que marcar en espacio. En este papel destacó con Miami al atrapar 85 pases para 672 yardas (7.9 yds por recepción) y tres TD's en las últimas dos temporadas. Al considerar las otras 1,971 yardas y 16 TD's que logró por tierra en este mismo periodo, podemos darnos una buena idea de lo importante que será su aportación para el equipo esta temporada. Esto también será importante para el resto del grupo de corredores. Alfred Blue no es un corredor titular pero en un papel de siete a 10 toques de balón por juego puede ser un relevo o cambio de ritmo de poder considerable. Especialmente considerando su buen cierre la temporada pasada. Jonathan Grimes también pinta como una buena opción como corredor de relevo que puede explotar su capacidad atrapando pases en el esquema ofensivo. Sin duda Blue y Grimes son mejores opciones como relevo pero no como titulares pero ambos no marcan una baja considerable en papeles limitados. Entre el grupo de corredores tampoco le pierdan la pista al novato selección de cuarta ronda de San Jose St, Tyler Ervin quien puede hacer algo de ruido en la pre temporada. Puede que no entre en la rotación de corredor pero como especialista regresando patadas de despeje o de kickoff puede ser una buena opción. Pero regresando al punto principal. La llegada de Miller puede acomodar al resto del grupo en los papeles que son más apropiados para aprovechar a lo máximo lo que cada uno puede aportar.

Finalmente el otro puesto improvisado en el cuadro ofensivo durante las últimas dos temporadas ha sido el de QB. Con Brock Osweiler los Texans parecen haber encontrado a un jugador que está listo en este momento para tomar el puesto y presentar la capacidad de ganar un juego enla fecha uno si es necesario. Las alternativas que encaraban los Texans eran de tomar un QB de segundo nivel en el draft, cruzar los dedos, trabajarlo durante los siguientes cuatro meses y esperar que estuviera listo para tal vez el punto medio de la temporada, si es que el equipo no se encontraba en la pelea en la división, para lanzarlo a la cancha. Esto no sería justo para jugadores como JJ Watt, Kareem Jackson y Jonathan Joseph y DeAndre Hopkins por ejemplo, quienes se encuentran en su mejor momento si no en sus últimas 
temporadas en la liga de poder hacer algo importante en la post temporada. Ellos no tienen tiempo para esperar a un novato para que madure y aprenda. Ellos quieren ganar ahora mismo. Osweiler le da a los Texans precisamente esto. Un QB formado, profesional y completamente entregado para ganar en el 2016. Los comentarios de jugadores como el mismo Hopkins confirman de que Osweiler ha tomado el toro por los cuernos en lo que se refiere ha hacer éste su equipo y a asimilarse al esquema y al grupo. El puesto de QB requiere mucho más que simplemente conocer las jugadas y alinear a los jugadores. Un QB tiene que ganarse la confianza y el respeto del grupo. Desde su llegada a los Texans, Osweiler ha hecho todo lo correcto para ser precisamente lo que el equipo y el puesto requieren de él. A gritos y sombrerazos O'Brien y George Godsey, el coordinador ofensivo, exprimieron 18 triunfos del puesto de QB las últimas dos temporadas. Con todo respeto, el potencial físico y mental de Osweiler es mucho más superior a lo que han tenido a su disposición durante este lapso. Por lo tanto con materia prima de mejor nivel a su disposición, tengo toda la confianza de que los estrategas del cuadro, finalmente puedan explotar a lo máximo el esquema ofensivo.

Entramos al mes de Junio y poco a poco las piezas se acomodan pero sin duda aún hay mucho en lo que se tiene que trabajar.
 
Enrique Vasquez, entra a su décimo quinta temporada en las transmisiones de los Texans. La temporada del 2016 será su quinta como la voz oficial en español de los Houston Texans y la temporada número 25 transmitiendo partidos de la NFL. El equipo de los Texans ha realizado la primera etapa de sesiones de entrenamiento organizados (OTA's) como equipo, en preparación para la nueva temporada. Aunque la base del equipo es prácticamente la misma, tres jugadores en particular presentan cosas interesantes para lo que puede ser un paso grande hacia adelante para el equipo en la temporada 2016.

Iniciamos con un joven que ha probado ser versátil y completamente entregado a la causa. Andre Hal el ex esquinero convertido en safety la temporada pasada claramente dejó su huella en el 2016. Al trabajar en el cambio de posición de esquinero a profundo se anticipaba que esto sería simplemente para darle profundidad al plantel. Como esquinero sería difícil entrar en la rotación especialmente con lo que fue un estupendo inicio de de temporada de Kevin Johnson el esquinero primera selección de la temporada pasada. Pero lo que inició como experimento rápidamente se convirtió en la medicina perfecta para lo que aquejaba a la defensiva secundaria del equipo. Desde que tomó la cancha como safety todo cambió y ahora una temporada más tarde, Hal, y la secundaria defensiva se encuentra en un mejor momento. Conoce el esquema, sus responsabilidades y puede cumplir sin titubeo su tarea de ordenar la defensiva secundaria. Más importante su capacidad natural de marca sobre alas cerradas y receptores le dan una mejor alternativa a lo que los Texans han tenido en la posición en un buen rato. Sabemos que el frente defensivo de los Texans es de lo mejor que hay en la NFL, apoyado ahora por una secundaria mejor ordenada, con dos veteranos de calidad en las esquinas, un Johnson recuperado de lesión y en su segunda temporada, la defensa de los Texans se perfila para mejorar su rendimiento impresionante de la temporada pasada.

Todo lo que ha hecho o no el cuadro ofensivo de los Texans en las últimas dos temporadas ha sido logrado bajo condiciones improvisadas en un par de posiciones. Hablamos por su puesto del puesto de corredor y mariscal de campo. Debido a lesión las últimas dos temporadas en el puesto de corredor, los Texans utilizaron una rotación de hasta cinco jugadores distintos. Con la llegada del agente libre Lamar Miller, el equipo ha resuelto muchos problemas. Miller aporta velocidad y capacidad de anotar desde cualquier parte de la cancha en jugadas de acarreo directo. Pero lo que lo hace más peligroso es su capacidad de hacer jugadas atrapando pases saliendo de su posición de corredor. Su velocidad crea problemas para linebackers que lo tienen que marcar en espacio. En este papel destacó con Miami al atrapar 85 pases para 672 yardas (7.9 yds por recepción) y tres TD's en las últimas dos temporadas. Al considerar las otras 1,971 yardas y 16 TD's que logró por tierra en este mismo periodo, podemos darnos una buena idea de lo importante que será su aportación para el equipo esta temporada. Esto también será importante para el resto del grupo de corredores. Alfred Blue no es un corredor titular pero en un papel de siete a 10 toques de balón por juego puede ser un relevo o cambio de ritmo de poder considerable. Especialmente considerando su buen cierre la temporada pasada. Jonathan Grimes también pinta como una buena opción como corredor de relevo que puede explotar su capacidad atrapando pases en el esquema ofensivo. Sin duda Blue y Grimes son mejores opciones como relevo pero no como titulares pero ambos no marcan una baja considerable en papeles limitados. Entre el grupo de corredores tampoco le pierdan la pista al novato selección de cuarta ronda de San Jose St, Tyler Ervin quien puede hacer algo de ruido en la pre temporada. Puede que no entre en la rotación de corredor pero como especialista regresando patadas de despeje o de kickoff puede ser una buena opción. Pero regresando al punto principal. La llegada de Miller puede acomodar al resto del grupo en los papeles que son más apropiados para aprovechar a lo máximo lo que cada uno puede aportar.

Finalmente el otro puesto improvisado en el cuadro ofensivo durante las últimas dos temporadas ha sido el de QB. Con Brock Osweiler los Texans parecen haber encontrado a un jugador que está listo en este momento para tomar el puesto y presentar la capacidad de ganar un juego enla fecha uno si es necesario. Las alternativas que encaraban los Texans eran de tomar un QB de segundo nivel en el draft, cruzar los dedos, trabajarlo durante los siguientes cuatro meses y esperar que estuviera listo para tal vez el punto medio de la temporada, si es que el equipo no se encontraba en la pelea en la división, para lanzarlo a la cancha. Esto no sería justo para jugadores como JJ Watt, Kareem Jackson y Jonathan Joseph y DeAndre Hopkins por ejemplo, quienes se encuentran en su mejor momento si no en sus últimas 
temporadas en la liga de poder hacer algo importante en la post temporada. Ellos no tienen tiempo para esperar a un novato para que madure y aprenda. Ellos quieren ganar ahora mismo. Osweiler le da a los Texans precisamente esto. Un QB formado, profesional y completamente entregado para ganar en el 2016. Los comentarios de jugadores como el mismo Hopkins confirman de que Osweiler ha tomado el toro por los cuernos en lo que se refiere ha hacer éste su equipo y a asimilarse al esquema y al grupo. El puesto de QB requiere mucho más que simplemente conocer las jugadas y alinear a los jugadores. Un QB tiene que ganarse la confianza y el respeto del grupo. Desde su llegada a los Texans, Osweiler ha hecho todo lo correcto para ser precisamente lo que el equipo y el puesto requieren de él. A gritos y sombrerazos O'Brien y George Godsey, el coordinador ofensivo, exprimieron 18 triunfos del puesto de QB las últimas dos temporadas. Con todo respeto, el potencial físico y mental de Osweiler es mucho más superior a lo que han tenido a su disposición durante este lapso. Por lo tanto con materia prima de mejor nivel a su disposición, tengo toda la confianza de que los estrategas del cuadro, finalmente puedan explotar a lo máximo el esquema ofensivo.

Entramos al mes de Junio y poco a poco las piezas se acomodan pero sin duda aún hay mucho en lo que se tiene que trabajar.
 
Enrique Vasquez, entra a su décimo quinta temporada en las transmisiones de los Texans. La temporada del 2016 será su quinta como la voz oficial en español de los Houston Texans y la temporada número 25 transmitiendo partidos de la NFL. 



El equipo de los Texans ha realizado la primera etapa de sesiones de entrenamiento organizados (OTA's) como equipo, en preparación para la nueva temporada. Aunque la base del equipo es prácticamente la misma, tres jugadores en particular presentan cosas interesantes para lo que puede ser un paso grande hacia adelante para el equipo en la temporada 2016.

Iniciamos con un joven que ha probado ser versátil y completamente entregado a la causa. Andre Hal el ex esquinero convertido en safety la temporada pasada claramente dejó su huella en el 2016. Al trabajar en el cambio de posición de esquinero a profundo se anticipaba que esto sería simplemente para darle profundidad al plantel. Como esquinero sería difícil entrar en la rotación especialmente con lo que fue un estupendo inicio de de temporada de Kevin Johnson el esquinero primera selección de la temporada pasada. Pero lo que inició como experimento rápidamente se convirtió en la medicina perfecta para lo que aquejaba a la defensiva secundaria del equipo. Desde que tomó la cancha como safety todo cambió y ahora una temporada más tarde, Hal, y la secundaria defensiva se encuentra en un mejor momento. Conoce el esquema, sus responsabilidades y puede cumplir sin titubeo su tarea de ordenar la defensiva

secundaria. Más importante su capacidad natural de marca sobre alas cerradas y receptores le dan una mejor alternativa a lo que los Texans han tenido en la posición en un buen rato. Sabemos que el frente defensivo de los Texans es de lo mejor que hay en la NFL, apoyado ahora por una secundaria mejor ordenada, con dos veteranos de calidad en las esquinas, un Johnson recuperado de lesión y en su segunda temporada, la defensa de los Texans se perfila para mejorar su rendimiento impresionante de la temporada pasada.

Todo lo que ha hecho o no el cuadro ofensivo de los Texans en las últimas dos temporadas ha sido logrado bajo condiciones improvisadas en un par de posiciones. Hablamos por su puesto del puesto de corredor y mariscal de campo. Debido a lesión las últimas dos temporadas en el puesto de corredor, los Texans utilizaron una rotación de hasta cinco jugadores distintos. Con la llegada del agente libre Lamar Miller, el equipo ha resuelto muchos problemas. Miller aporta velocidad y capacidad de anotar desde cualquier parte de la cancha en jugadas de acarreo directo. Pero lo que lo hace más peligroso es su capacidad de hacer jugadas atrapando pases saliendo de su posición de corredor. Su velocidad crea problemas para linebackers que lo tienen que marcar en espacio. En este papel destacó con Miami al atrapar 85 pases para 672 yardas (7.9 yds por recepción) y tres TD's en las últimas dos temporadas. Al considerar las otras 1,971 yardas y 16 TD's que logró por tierra en este mismo periodo, podemos darnos una buena idea de lo importante que será su aportación para el equipo esta temporada. Esto también será importante para el resto del grupo de corredores. Alfred Blue no es un corredor titular pero en un papel de siete a 10 toques de balón por juego puede ser un relevo o cambio de ritmo de poder considerable. Especialmente considerando su buen cierre la temporada pasada. Jonathan Grimes también pinta como una buena opción como corredor de relevo que puede explotar su capacidad atrapando pases en el esquema ofensivo. Sin duda Blue y Grimes son mejores opciones como relevo pero no como titulares pero ambos no marcan una baja considerable en papeles limitados. Entre el grupo de corredores tampoco le pierdan la pista al novato selección de cuarta ronda de San Jose St, Tyler Ervin quien puede hacer algo de ruido en la pre temporada. Puede que no entre en la rotación de corredor pero como especialista regresando patadas de despeje o de kickoff puede ser una buena opción. Pero regresando al punto principal. La llegada de Miller puede acomodar al resto del grupo en los papeles que son más apropiados para aprovechar a lo máximo lo que cada uno puede aportar.

Finalmente el otro puesto improvisado en el cuadro ofensivo durante las últimas dos temporadas ha sido el de QB. Con Brock Osweiler los Texans parecen haber encontrado a un jugador que está listo en este momento para tomar el puesto y presentar la capacidad de ganar un juego enla fecha uno si es necesario. Las alternativas que encaraban los Texans eran de tomar un QB de segundo nivel en el draft, cruzar los dedos, trabajarlo durante los siguientes cuatro meses y esperar que estuviera listo para tal vez el punto medio de la temporada, si es que el equipo no se encontraba en la pelea en la división, para lanzarlo a la cancha. Esto no sería justo para jugadores como JJ Watt, Kareem Jackson y Jonathan Joseph y DeAndre Hopkins por ejemplo, quienes se encuentran en su mejor momento si no en sus últimas 
temporadas en la liga de poder hacer algo importante en la post temporada. Ellos no tienen tiempo para esperar a un novato para que madure y aprenda. Ellos quieren ganar ahora mismo. Osweiler le da a los Texans precisamente esto. Un QB formado, profesional y completamente entregado para ganar en el 2016. Los comentarios de jugadores como el mismo Hopkins confirman de que Osweiler ha tomado el toro por los cuernos en lo que se refiere ha hacer éste su equipo y a asimilarse al esquema y al grupo. El puesto de QB requiere mucho más que simplemente conocer las jugadas y alinear a los jugadores. Un QB tiene que ganarse la confianza y el respeto del grupo. Desde su llegada a los Texans, Osweiler ha hecho todo lo correcto para ser precisamente lo que el equipo y el puesto requieren de él. A gritos y sombrerazos O'Brien y George Godsey, el coordinador ofensivo, exprimieron 18 triunfos del puesto de QB las últimas dos temporadas. Con todo respeto, el potencial físico y mental de Osweiler es mucho más superior a lo que han tenido a su disposición durante este lapso. Por lo tanto con materia prima de mejor nivel a su disposición, tengo toda la confianza de que los estrategas del cuadro, finalmente puedan explotar a lo máximo el esquema ofensivo.

Entramos al mes de Junio y poco a poco las piezas se acomodan pero sin duda aún hay mucho en lo que se tiene que trabajar.
 
Enrique Vasquez, entra a su décimo quinta temporada en las transmisiones de los Texans. La temporada del 2016 será su quinta como la voz oficial en español de los Houston Texans y la temporada número 25 transmitiendo partidos de la NFL. 



This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising