Preparativos para Baltimore


Los Texans viajan a Baltimore por primera vez en su historia para enfrentar a los Ravens (3-8) en el M&T Bank Stadium éste domingo. Los Texans (1-10) y Ravens han jugado entre ellos en una otra ocasión y en ese partido Baltimore se llevó el triunfo por marcador cerrado de 23-19 en Houston el 15 de Diciembre del 2002.

Baltimore viene de una derrota de 42-29 contra los Cincinnati Bengals. A pesar de que mostraron algunas señales positivas tarde en el partido, los Ravens perdieron su noveno partido consecutivo como visitante y por lo tanto se encuentran en último lugar en la división competitiva del Norte de la AFC.

Cada una de las tres victorias de los Ravens ésta temporada se han logrado en casa y buscarán mantener esa consistencia el domingo contra Houston. Es la primera temporada desde 1996, la primera campaña de los Ravens en Baltimore, que el equipo se encuentra con récord de 3-8.

Atacando:La escuadra ofensiva de los Ravens es la número 26 en la NFL en yardas totales (278.5 yardas por partido), con sólo 12 touchdowns anotados (10 en pases y dos por tierra) en 11 partidos, lo que les coloca como el penúltimo equipo de la liga con un promedio de 13.2 puntos por partido. Los Ravens fueron el ultimo equipo en la liga ésta temporada en anotar por lo menos 20 puntos en un partido y no lo hicieron hasta su derrota de la semana pasada. 

"No nos encontramos en donde tal vez quisiéramos. Esto es obvio," comentó el tackle ofensivo de nueve años y ocho veces jugador del Pro Bowl Jonathan Ogden. "Es difícil detallar la razón por la cual nos encontramos aquí. Pero es decepcionante. No estamos acostumbrados a encontrarnos en ésta situación. No es divertido el no estar en la pelea."

La escuadra ofensiva ha tenido problemas bajo la dirección dirección de su mariscal de tercer año Kyle Boller, quien se ha perdido la mayor parte de la temporada con una lesión en su pie. Ha jugado como titular en sólo cuatro partidos en los cuales ha generado el peor rating de efectividad (60.5) entre titulares en la NFL.   

Contra los Bengals su desempeño en la cancha fue de contrastes impresionantes. Inició el partido completando cuatro de 15 pases para 37 yardas, tres fumbles y dos pases interceptados que dejaron a los Ravens en desventaja de 34-0 después de dos cuartos y medio. Fue entonces cuando Boller se transformó completamente al completar 18 de 32 pases para 211 yardas y tres touchdowns. Los Bengals habían permitido sólo 10 touchdowns en toda la temporada antes de la reacción impresionante de Boller.

El corredor Jamal Lewis, quien normalmente se encuentra entre los líderes de la liga, se encuentra en su peor temporada como profesional. Ha acarreado el balón 195 veces para 621 yardas (3.2 yds/acarreo) y sólo ha anotado dos touchdowns. Pero Lewis viene de su primer partido con más de 100 yardas por tierra en la temporada al lograr 113 yardas en 23 acarreos y un touchdown contra los Bengals.

Lewis tendrá que ser el caballo de batalla para los Ravens éste domingo ya que su suplente Chester Taylor puede estar fuera de acción después de haberse perdido el partido del domingo pasado debido a lesión. El tercer corredor en el plantel, Musa Smith, también se lesionó su pierna y fue colocado en la lista de reservas lesionados y por lo tanto estará fuera el resto de la temporada.

Los Ravens cuentan con una buena mancuerna de receptor y ala cerrada en Derrick Mason y Todd Heap. Después de 12 fechas, sus 112 recepciones combinadas les tienen empatados por la mayor cantidad entre receptor y ala cerrada en un equipo en la NFL (Santana Moss y Chris Cooley de Washington).

Mason, fue el más estelar de los agentes libres contratados por los Ravens antes de la temporada y actualmente es el líder del equipo con 715 yardas en recepciones, 60 atrapadas y dos touchdowns. El ex Tennessee Titan conoce muy bien a los Texans, al jugar cinco partido en tres temporadas contra Houston. Su mejor partido contra los Texans fue el 12 de octubre del 2003 cuando atrapó seis pases para 177 yardas y tres touchdowns (incluyendo una recepción de TD de 50 yardas).

Por su parte, Heap terminó el partido del domingo pasado con seis recepciones, dos para TD, y 87 yardas. Heap ahora se encuentra en el primer puesto en la historia de los Ravens con 205 recepciones. Fue el primer partido ésta temporada en el cual un jugador de los Ravens ha logrado dos recepciones de TD en un partido.

Defensa distinta:Durante la última década la escuadra defensiva de los Ravens se ha conocido como una de las más férreas en la liga. Pero ésta temporada lesiones han limitado a dos de sus baluartes fuera de acción y por lo tanto la escuadra ha sufrido.

Los Ravens han jugado cinco partidos consecutivos sin su linebacker estelar Ray Lewis y su strong safety Ed Reed, quienes en realidad son el corazón de la escuadra. Existe una posibilidad que Reed pueda regresar después de siete semanas de inactividad debido a la lesión en su tobillo que sufrió contra Cleveland. Lewis se ha perdido cinco partidos con un tirón en su pantorrilla pero se reporte que ha mejorado en los últimos cinco días y posiblemente regrese a prácticas ésta semana junto con Reed.

En la ausencia de estos elementos fundamentales, los Ravens han tenido que improvisar sus esquemas. En la temporada el equipo normalmente implementaba un esquema de tres frontales y cuatro linebackers, han alineado en momentos con cuatro frontales y tres linebackers y hasta han presionado de todas las maneras posibles.

Para agregar al problema de la defensiva, los Ravens perdieron a su safety titular Will Demps en el segundo cuarto contra Cincinnati debido a una ruptura de ligamentos en su rodilla. Los esquineros titulares también se encuentran dañados. Chris McAlister (pantorrilla y muslo), y Samari Rolle (conmoción) tratarán de jugar con sus lesiones.

El futuro miembro del salón de la fama, Deion Sanders juega en el puesto de nickel, o quinto back defensivo, para los Ravens, y le da a los Ravens el potencial de hacer jugadas grandes en cualquier momento. En la primera jugada del cuarto periodo el domingo pasado, interceptó su primer pase de la temporada (número 52 de su carrera) al robar un pase profundo de Carson Palmer que devolvió 33 yardas. Fue a penas la sexta intercepción de Palmer en toda la temporada.

En su único otro partido contra los Ravens, el quarterback David Carr complete sólo 19 de 34 pases (56%) para 196 yardas y dos intercepciones. Fue capturado dos veces y no lanzó un pase de TD. Pero Carr viene de su mejor partido de la temporada y lo que fue su cuarto mejor como profesional en yardas con 293 y por segunda vez en su carrera, tres pases de TD.

La defensiva de los Ravens ha permitido sólo tres corredores de más de 100 yardas en la temporada y por lo tanto es la décimo mejor contra el juego terrestre en la liga.

La característica que más distingue a ésta escuadra es su habilidad de presionar al rival y forzar robos de balón. Desde la temporada del 2000, los Ravens son el segundo mejor equipo en la liga en balones robados con 197.

A pesar de su derrota devastadora, los Texans pueden haber jugado su mejor partido de la temporada. Lo mismo pueden decir los Ravens. En un partido entre dos equipo que se encuentran en una temporada decepcionante, ambos buscarán rescatar algo positivo con cinco partidos por jugar.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising