Randall Cobb, culminado una década destacada en la NFL

Esta temporada el cuadro ofensivo renovado de los Texans una vez más cuenta con uno de los mejores QB's de la NFL. Deshaun Watson sin duda es un mariscal de campo capaz de llevar al equipo a un título. Pero esta temporada queda claro que por lo menos en papel el elénco de receptores y corredores es de mejor calidad, es más profundo y verdaderamente le proporciona a Watson mejores alternativas. Entre este grupo, uno de los jugadores más experimentados y exitosos es el veterano Randall Cobb quien entra a su décima temporada en la NFL.

El ex de la Universidad de Kentucky ha jugado su carrera con dos de los mejores QB's en la NFL. En ocho temporadas jugando con Aaron Rodgers y Green Bay, Cobb logró cinco campañas de por lo menos 60 recepciones. Su mejor temporada fue en el 2014 con 91 recepciones para 1,287 yardas y 12 TD's. La temporada pasada como miebro de los Dallas Cowboys, Cobb inició sólo seis partidos como titular . A pesar de esto logró 55 recepciones para 828 yardas y tres TD's pero sin duda destaca su promedio de mas de 15 yardas por recepción jugando en el casco de la esrtrella solitaria. Cobb claramente aun es capaz de brillar en la NFL y de marcar diferencia en un partido y en un cuadro ofensivo. Esta temporada Cobb tomará la cancha con su tercer marsical de campo. Claramente la oportunidad de jugar con Deshaun jugó un papel importante en su decisión de firmar con los Texans como agente libre.

"Definitivamente. Creo que los tres son QB's elite. Cuando vez su trayectoria, desde high school, ha triunfado en cada nivel. Creo la experiencia que he adquirido al haber jugado con Rodgers y luego Prescott y que ahora puedo compartir con él, será de gran beneficio."

Su incorpración al esquema ofensivo de los Texans sin duda ha sido dífícil. La cancelación de prácticas y sesiones de trabajo de salón durante la temporada baja ha complicado todo. Pero Cobb recalca que dentró de todo lo que han podido trabajar hasta el momento, Se siente cómodo en lo que se espera de él en este esquema.

"En una temporada baja normal, hubieramos lanzado el balón tres o cuatro días a la semana por unas seis o siete semanas. Hubieran sido unas 25 o 30 oportunidades de comunicar, de practicar trayectorias y rítmo. Entender como salgo de quiebres, cuando sale el balón, en donde coloca los pases. Hemos tenido cinco o siete oportunidades de trabajar, entre mas repeticiones es mejor y estamos haciendo lo mejor posible considerando el panorama en el cual nos encontramos todos."

Considerando el grupo y el talento y potencial de cada uno de los receptores, Cobb se siente entusiasmado de lo que colectivamente pueden lograr. "Tenemos muchas armas. Cuando vez lo que Brandin ha logrado en su carrera, lo que yo he podido hacer, Will y Kenny y jugadores jovenes como Keke y DeAndre Carter y nos juntas en un cuarto y podemos ayudarnos el uno al otro. Los mejores equipos en los que he jugado han contado con tres o cuatro receptores que pueden entrar a la cancha y cambiar el partido y de sta manera el rival no se puede enfocar en seolo un jugador. Las defensas tienen que encontrar la manera de cubrir toda la cancha. Creo que esto es lo que destaca cuando consideras el grupo que tenemos."

Y con Watson como el marsical de campo Cobb se perfila para lo que puede ser una de sus mejores temporadas como profesional.

"No voy a hacer predicciones en lo que se refiere a estadísticas porque no me importatn esos números. Lo único que me importa son los triunfos. Si tuve una temporada buena individualmente el año pasado pero el equipo terminó 8-8 y no clasificamos a playoffs, por lo tanto los números no importan. Creo que contamos con jugadores que pueden hacer jugadas y sí yo soy uno de ellos. Vamos a tener oportunidades de hacer jugadas, especialmente en jugadas de tercer down, situaciones de series ofensivas de dos minutos, anotar en la zona roja. Se trata de aprovechar oportunidades y hacer nuestros trabajos en esas situaciones."

Con un receptor veterano que aporta esta mentalidad y que claramente aun cuenta con la capacidad física de impactar un partido, los Texans claramente tienen en Randall Cobb un receptor especial. Un receptor que se perfila para un gran temporada al jugar en su décima temporada en la NFL.

Advertising