Se aprende del primer partido

La temporada 2004 no inicio como se anticipaba. EL equipo de los Chargers de San Diego llegó a Reliant Stadium y literalmente le apagó la fiesta los Texans. La derrota de 27-20 de los Texans en la primera jornada de la campaña demostró varios aspectos de la edición actual del equipo de la ciudad espacial.

carr_chargers091204.jpg

El equipo ofensivo de los Texans logró 259 yardas en la primera mitad. En el 2003 Houston acumuló menos que estas 259 yardas en siete partidos completos. De las cinco series ofensivas de la primera mitad que David Carr manejó, el equipo anotó en tres y la última terminó en un pase que fue interceptado por San Diego en su propia yarda 22. De hecho se pudiera decir que Houston pudo mover el balón como nunca lo ha hecho en su corta historia. El ataque ofensivo se vio eficiente pero no pudo definir sus primeras dos series con touchdowns después de buenos avances.

El juego aéreo fue conservativo pero efectivo en la primera mitad. Fue conservativo por el hecho que no se completo un pase a ninguna trayectoria de más de 12 yardas más aya de la línea de golpeo. Domanick Davis y Ton Hollings lograron recepciones que avanzaron 38 y 27 yardas respectivamente pero estas jugadas se dieron en pases de pantalla. La trayectoria más larga que se llegó a completar fue en un pase a Andre Johnson y fue de sólo 12 yardas. Todos los otros 19 pases que completó Carr fueron a trayectorias a menos de 12 yardas de la línea de golpeo. Se ha comentado que el ataque ofensivo busca estrechar la defensiva rival pero por lo menos en contra de San Diego esto no se logró. De hecho en situación crítica en el cuarto periodo y el partido empatado a 20, Carr trató de lanzar cinco pases pero fue capturado en dos de estas jugadas, en otro fue forzado a correr para un avance de sólo tres yardas y completó sólo dos pases para 11 yardas. En otras palabras, cuando se necesito del juego aéreo, desapareció.

El juego terrestre fue efectivo por parte de Domanick Davis al promediar cuatro yardas por acarreo y anotando dos touchdowns. Pero, también soltó dos balones y el segundo de estos se dio profundo en el territorio de los Chargers. Previamente Davis había sido seguro con el balón. En sus 288 oportunidades que tocó el balón en el 2003, Davis lo perdió en sólo tres ocasiones. No se anticipa que Davis continúe con este problema pero si se anticipa que continúe acumulando yardas como lo hizo contra San Diego.

La defensiva de los Texans permitió 121 yardas a LaDanian Tomlinson y por lo tanto esta cantidad es aceptable considerando que fuera de un acarreo de 32 yardas por el ex de TCU, los Texans le permitieron un promedio de menos de cuatro yardas por acarreo. Lo que si no es aceptable es el hecho de que le permitieron al ala cerrada Antonio Gates ocho recepciones para 123 yardas. Los novatos Dunta Robinson Y Jason Babin destacaron por razones distintas en el partido. Robinson se notó confundido en los esquemas ya que en numerosas ocasiones se notaba inseguro de sus responsabilidades de cobertura. Babin por su parte terminó el partido con seis tackleos y un par de jugadas de tras de la línea de golpeo.

Houston fue el mejor equipo en la cancha el pasado domingo, pero en el deporte no siempre el mejor equipo gana. Los Texans cometieron varios errores que les costó el partido y si busca lograr un triunfo este domingo en Detroit, tendrá que eliminar estas jugadas negativas. Sin duda los Texans han mejorado en el 2004. Ahora todo este talento tiene que también combinarse con una mentalidad triunfadora que no permita los errores que le pueden robar triunfos. Esperemos que los Texans aprendan esta difícil lección de su primer partido.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising