Segundo partido, mismo resultado

Bajo un calor sofocante en Reliant Stadium que alcanzó los 120°F en la cancha y con un coro de abucheos por parte de los 70,742 aficionados los Houston Texans perdieron 27-7 contra los Pittsburgh Steelers.

Fue la segunda semana consecutiva y el tercer partido al hilo, considerando el último encuentro de la temporada pasada, en el cual los Texans no sólo pierden pero son completamente dominados. El partido inicio con problemas para los Texans desde su primera serie ofensiva. Pittsburgh abrió el encuentro con un gol de campo en su primera marcha ofensiva. Houston tomo el balón por primera vez y en la tercera jugada ofensiva, David Carr al intentar salir de la cancha en su primer intento de pase del partido, fue golpeado y perdió el balón que fue recuperado por el LB Joey Porter de los Steelers. Dos jugadas más tarde Ben Roethlisberger conectó en su primero de dos pases de TD con su receptor Hines Ward. La recepción de 16 yardas le dio la ventaja a los Steelers de 10-0 con 8:11 por jugar en el primer cuarto.

Después de un despeje de Houston en su siguiente marcha ofensiva, Pittsburgh tomó el balón en su propia yarda ocho. Pero esto no le causó problemas a Roethlisberger, quien ha ganado 16 partidos consecutivos de temporada regular. Los Steelers marcharon 92 yardas en nueve jugadas, incluyendo pases de 15, 36, 21 y la culminación, un pase de TD de 14 yardas al receptor Ward y la ventaja de 17-0.

Para una defensiva que permitió menos de 16 puntos por partido en el 2004, el partido parecía ya decidido ya que los Texans lograron sólo 39 yardas el resto de la primera mitad.

Al iniciar el tercer cuarto Houston parecía meterse en la pelea una vez más con su mejor serie ofensiva del partido al cubrir 78 yardas en 14 jugadas, anotando en un pase de tres yardas de Carr a Domanick Davis. Houston se acercó 20-7 con 7:05 por jugar en el tercer cuarto. En la siguiente serie defensiva, Houston por un instante tenía a los Steelers tambaleando ya que en jugada de tercer down y 10 la defensiva detuvo a Pittsburgh en un pase a Ward que logró sólo nueve yardas. Pero un offsides contra el linebacker exterior Jason Babin le permitió a los Steelers repetir tercer down y aprovecharon para lograr la jugada que desinfló cualquier esperanza de los Texans. En tercer down y cinco, después del castigo contra Babin, Roethlisberger, con todo el tiempo del mundo lanzó un pase que cruzó la cancha de derecha a izquierda y encontró al receptor Cedric Wilson para un avance de 40 yardas. El pase venció la cobertura del esquinero Demarcus Faggins quien no pudo elevarse lo suficiente para desviar el balón. Tres jugadas más tarde, los Steelers martillaron el último clavo del ataúd de los Texans en un acarreo del corredor Willie Parker de 10 yardas para el último TD del partido.

En el acarreo de TD el esquinero Phillip Buchanon, a pesar de que se encontraba en perfecta posición para detener a Parker en la yarda cinco, pareció dar un paso hacia un lado para no estorbarle en su camino hacia la zona de anotación al corredor de los Steelers. Parker terminó el partido con 111 yardas en 25 acarreos. Esta falta de esfuerzo fue detectada por todos en el estadio y al llegar a la banca Dunta Robinson, enfurecido por el pésimo esfuerzo del ex Raider, desató su frustración verbalmente sobre Buchanon. Buchanon, junto con el ala defensiva Jason Babin, quien fue penalizado en la jugada de tercer down, no regresaron a la cancha el resto del partido por decisión de los entrenadores. Estos dos jugadores fueron adquiridos por los Texans a cambio de cinco selecciones en el draft universitario y terminaron el partido en la banca. Esto puede ser la primera repercusión después de dos partidos decepcionantes por parte de los Texans.

El ataque ofensivo de los Texans permitió ocho capturas de QB y fue penalizado en dos jugadas por demora de juego, no genero ningún intento de gol de campo por segundo partido consecutivo. Es más, en dos partidos ha permitido 13 capturas de QB y ha anotado sólo 14 puntos. El receptor Andre Johnson por segundo partido consecutivo no ha sido factor ya que logró sólo cuatro recepciones para 20 yardas. Davis logró 59 yardas en 15 acarreos y anotó el único TD del partido por parte de Houston.

En sus primeros dos encuentros la defensiva ha logrado sólo dos capturas de QB y no ha robado ningún balón en intercepción o balón suelto. En general, ha presionado muy poco a los dos mariscales jóvenes que ha enfrentado. Houston ha tenido un total de 10 series defensivas en la primera mitad de sus primeros dos partidos y han permitido puntos en nueve de estas marchas por los Bills y los Steelers para un total de 39 puntos.

Después de una semana de descanso, los Texans tomarán la cancha una vez más el próximo 2 de Octubre cuando visitan a los Cincinnati Bengals, equipo que ha iniciado la temporada con dos triunfos impresionantes. Para los Texans, las últimas dos semanas han creado más controversia que en cualquier momento en su historia. Sin duda, es un momento crítico en el desarrollo del equipo y en el futuro de varios jugadores en el plantel. Han sido dos derrotas contra equipos fuertes, pero la manera que ha jugado el equipo es lo que tiene a todo mundo al borde de entrar en pánico. Y esto después de sólo dos partidos.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising