Tarde de contrariedades

Otra vez fue un "déjà vu".

Si es domingo en el Reliant Stadium, seguramente significa que los Texans deben enfrentar una tarde complicada. Y desafortunadamente para las 70,255 personas que conformaron el estridente público presente, el resultado final fue dolorosamente conocido.

Los Chargers derrotaron a los Texans 27-20 para terminar con la modesta racha ganadora de Houston de dos campañas consecutivas con victorias en su primer partido.

Los Texans acumularon 336 yardas totales pero entregaron el ovoide cuatro veces, dos de las cuales derivaron en anotaciones del rival, y la última dio por tierra cualquier esperanza de conformar una marcha capaz de empatar el marcador.

El corredor Domanick Davis anotó dos veces pero soltó el balón en otro par de ocasiones, en un juego cuyo resultado tuvo dos paridades y cinco cambios de equipo con ventaja.

Houston prefirió comenzar el juego con su ofensiva, en la cual Davis probó que ya está listo para una destacada campaña en su segundo año en la liga. Davis tuvo el ovoide en sus manos en las cuatro primeras jugadas de los Texans, usufructuando 57 yardas, incluyendo una recepción de 38 yardas, la más larga de su carrera, que llegó hasta la 19 de los Chargers.

Pero la marcha se esfumó allí y los Texans consiguieron un gol de campo de 37 yardas por intermedio del pateador Kris Brown.

Los Chargers no tardaron en responder, ya que el mariscal de campo Drew Brees convirtió un tercero y siete con un pase de 20 yardas al ala cerrada Antonio Gates. Brees entonces se conectó con Gates nuevamente en un avance de 29 yardas que llegó hasta la 24 de Houston.

Un castigo de sujetando diluyó la marcha y obligó a los Chargers a conformarse con un gol de campo de 48 yardas anotado por el pateador Nate Kaeding.

El mariscal de campo David Carr obtuvo gran protección en la segunda serie ofensiva de Houston, lo que le posibilitó encontrar al receptor Andre Johnson, en un avance de 12 yardas, y Jabar Gaffney, en otro de 14 en un tercero y 10. Carr entonces lanzó otro pase en tercer intento a Gaffney para mover el ovoide hasta la 24 de los Chargers.

En la siguiente jugada Johnson se las arregló para recibir en soledad en el flat y se zambulló hasta la yarda siete del rival.

Pero tras dos acarreos de Davis, el corredor de fuerza Jarrod Baxter dejó caer un pase en la zona de anotación y Brown ejecutó un gol de campo de 20 yardas que le dio a los Texans una ventaja de 6-3.

La defensiva de Houston detuvo a la ofensiva de San Diego en la siguiente posesión, y estaban avanzando cuando Davis soltó el balón en un intento de conseguir yardas extra luego de una recepción. El apoyador fuerte de los Chargers Terrence Kiel lo recuperó en la 45 de los Texans.

Dos jugadas después, el corredor de los Chargers LaDainian Tomlinson se escapó para avanzar 43 yardas, hasta la 5 de los Texans. El apoyador Jason Babin golpeó a Tomlinson luego de que había salido de los límites del campo de juego, lo que permitió colocar el ovoide en la yarda dos. Tomlinson anotó tres jugadas más tarde para otorgarle a San Diego la primera ventaja en el marcador de la jornada.

Pero Carr volvió a poner las barbas en remojo, encontrando a Johnson en un avance de 17 yardas, antes de hacer lo propio con Davis en una ganancia de nueve yardas y un primer intento en la 36 de los Chargers.

Tres jugadas después, Davis fácilmente consiguió convertir un tercero y una, pero el ala cerrada Mark Bruener fue penalizado por sujetar. Eso hizo que la situación pasara a ser de tercero y 11, y los Chargers intentaron ponerle presión a Carr, que estaba en posición de escopeta. Pero el mariscal de campo de segundo año con calma encontró al corredor Tony Hollings en un pase de pantalla de 27 yardas de avance que llegó hasta la dos del rival. Davis anotó en la siguiente jugada –el noveno ingreso en las diagonales en su carrera dentro de la NFL–, para otorgarles a los Texans una ventaja de 13-10.

Houston detuvo a San Diego otra vez, en gran parte gracias a Babin, quien paró en seco a Tomlinson en una jugada de pantalla y luego presionó a Brees en un tercero y 12. Los Texans consiguieron el ovoide de vuelta en su propia 29 con 1:20 por jugar.

Carr hizo avanzar a los Texans hasta la 43 de los Chargers, pero flotó un pase que fue interceptado por el profundo libre Jerry Wilson con 21 segundos en el reloj, lo que en definitiva marcó la finalización de la primera mitad.

En estos primeros dos cuartos de juego los Texans obtuvieron 259 yardas. Y Chad Stanley, normalmente el despejador más ocupado en toda la liga, no tuvo que pisar el campo ni siquiera una vez.

Los Chargers tuvieron el balón en su poder para abrir la segunda parte, cuando Babin hizo tropezar a Tomlinson para un retroceso de seis yardas. El ala defensiva Robaire Smith deflectó un pase de Brees y la defensiva de los Texans tuvo así su primer "tres y afuera" de la temporada.

Pero el apoyador de los Chargers Donnie Edwards logró desviar un pase alto de Carr y el ex jugador de los Texans Steve Foley se hizo del ovoide en la 49 de los Chargers, en lo que fue la tercera entrega de balón de Houston en el partido.

Una vez más, un corte de balón les costó caro a los Texans. Brees encontró al receptor Reche Caldwell –quien quemó al esquinero Dunta Robinson– en la zona de anotación para una recepción anotadora de 36 yardas. San Diego recuperaba así el mando del tanteador.

J.J. Moses retornó la patada inicial posterior hasta la 48 de los Texans. Carr entonces hizo lo suyo con un pase a Johnson que hubiera sido un avance de 12 yardas de no haber habido un castigo en contra de Wilson por una falta personal. El retroceso de 15 yardas colocó el balón en la 20 de los Chargers.

Finalmente Davis ingresó en la zona de anotación en un acarreo de una yarda, lo que brindó la ventaja nuevamente a los Texans 20-17 con 4:36 por jugarse del tercer cuarto. Así, este es el cuarto partido en el que Davis logra anotar más de una vez en su carrera.

Pero Brees volvió a buscar el error de Robinson, lanzando un pase de 40 yardas a Caldwell que derivó en un castigo de interferencia de pase provocado por el secundario de Houston. El ovoide quedaba ubicado en la yarda 19 de los Texans.

Pero la defensiva de Houston comenzó a ajustar y forzó a que el rival se conformara con un gol de campo de 29 yardas convertido por Kaeding que empató el juego al finalizar el tercer período.

Con el balón otra vez en posesión de los Chargers, Brees encontró a Gates en jugadas consecutivas que les otorgaron un avance total de 42 yardas, llevando el ovoide hasta la 15 de los Texans. Otra penalidad de sujetando retrasó el balón hasta la yarda 24, pero Brees encontró a Parker en el fondo de la zona de anotación en una aparente recepción anotadora de 19 yardas.

El entrenador en jefe Dom Capers lanzó la bandera roja por primera ocasión en la campaña, para que los árbitros revisaran la jugada. Pero el referee Bill Leavy mantuvo la decisión inicial y así los Chargers tuvieron el mayor margen de ventaja de la jornada.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising