Texan en la mirada


Para Billy Miller, este fin de semana representa el regreso a la ciudad que vio nacer su carrera en la NFL. Entró a la NFL como el jugador seleccionado número 218 en el draft universitario y salió del equipo dos años mas tarde como agente libre. Ahora regresa al lugar en donde dio sus primeros pasos como profesional pero lo hace como una de las piezas clave en el ataque ofensivo de su equipo actual.

miller_titans101203.jpg

Miller salió de USC como uno de los mejores receptores en la gloriosa historia futbolística de esa institución. Sus 125 recepciones para los Trojans le valieron para tomar el puesto como el cuarto mejor en atrapadas y sus 1,572 yardas son la novena mejor cantidad en la historia de USC. Claro que su carrera en esta universidad en Los Angeles arrancó como receptor y no como ala cerrada y esto es lo que ha sido de mayor impacto en su carrera como profesional.

Desde su llegada a la NFL, primero con Denver y ahora con Houston, Miller ha destacado como ala cerrada. En las últimas dos temporadas, sólo cuatro alas cerradas en la NFL cuentan con más atrapadas que las 91 que Billy Miller ha logrado. Considerando que ha logrado dichas atrapadas con un QB que apenas inicia su carrera y con un ataque ofensivo que ha tenido problemas moviendo el balón, su futuro es prometedor.

En el 2003 Miller logró 40 recepciones pero fueron once menos que las que logró la temporada anterior. Al tratar de mejorar su desempeño como bloqueador, Miller aumento de peso casi 15 libras. Este aumento le robo algo de velocidad y por su puesto fue de impacto negativo en su desempeño en el juego aéreo. Miller entra al 2004 en la mejor condición física de su carrera al considerar que el equipo agregó al ala cerrada Mark Bruener quien es más capaz como bloqueador. Miller ahora se podrá enfocar en lo que hace mejor; atrapar el balón.

Houston entra a la temporada con un buen juego terrestre y con un Andre Johnson y Corey Bradford que cuentan con electrizante velocidad para estrechar la defensiva rival. Esto le favorece a Miller al poder aprovechar los espacios creados por sus compañeros en la defensiva secundaria del rival.

Miller, casado y padre de dos hijos, esta consiente de que ésta puede ser la temporada en donde se puede aprovechar a los máximo su habilidad. Claro que no será él el líder en recepciones del equipo ya que esa persona debe ser Andre Johnson. Pero tal como Miller entró a la NFL, bajo poca atención, él podrá ayudar al equipo contribuyendo en momentos clave a lo largo de la temporada. Esta semana también podrá hacerlo frente a los aficionados y el equipo que le vio nacer como profesional.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising