Texans dominados en Seattle

En lo que ha sido una temporada repleta de decepciones para los Houston Texans, su partido del domingo contra los Seattle Seahawks se puede calificar como una de las derrotas más decepcionantes en la historia corta de la franquicia al perder por marcador final de 42-10 en el Qwest Field de Seattle Washington.

Esta temporada los Texans se han enfrentado a dos de las mejores escuadras defensivas de la liga y el domingo les tocó un compromiso contra la que es la mejor escuadra ofensiva de la liga en el 2005 y valla que confirmaron su efectividad al destruir a la defensiva de los Texans con 450 yardas totales, 320 yardas por tierra y dos corredores, Shaun Alexander (141) y Maurice Morris (104), con más de 100 yardas por tierra y tal vez más importante, cinco touchdowns en jugadas de acarreo.

Los Texans tomaron el balón para iniciar el partido después de una semana en la cual se especuló sobre los cambios que se podrían dar en la línea ofensiva. Pero los únicos cambios, entre los titulares, fueron Chester Pitts como tackle izquierdo y Milford Brown como guardia izquierdo. En su primera serie ofensiva del partido los Texans tomaron el balón en su propia yarda 32 y después de haber conseguido un primer y diez salió lesionado para no regresar al encuentro el guardia derecho Zach Weigert. Houston no tuvo otra opción más que cambiar completamente la línea. Todd Washington tomo el puesto de guardia izquierdo para terminar la serie, pero el resto del partido fue jugado con Steve McKinney como guardia izquierdo, el novato Drew Hodgdon como centro Brown como guardia derecho y Victor Riley como tackle derecho. Esta fue la mejor combinación en la línea ofensiva ya que por la mayor parte del partido permitieron sólo una captura de David Carr y consistentemente le dieron tiempo a David Carr.

Lamentablemente esto fue lo único positivo en el partido para los Texans.

Seattle anotó touchdowns en sus primeras dos series ofensivas en marchas de 69 y 96 yardas respectivamente. El máximo corredor de la NFL, Alexander selló cada una de las dos series con acarreos de TD de cuatro y cinco yardas. Fueron dos de sus cuatro touchdowns en el partido para Alexander que le permitieron empatar a Earl Campbell en la lista de todos los tiempos en touchdowns por tierra con 74 en sólo seis años como profesional.

Houston tomó el balón en su propia yarda ocho después de una recepción libre por parte de Phillip Buchanon con 4:54 por jugar en la primera mitad y atrás en el marcador 14-3. Los Texans no lograron conseguir ni una yarda y tuvieron que despejar. Seattle tomó el balón en la yarda 46 de los Texans y en sólo seis jugadas encontraron la zona de anotación en un pase de TD de tres yardas de Matt Hasselbeck al receptor Joe Jurevicius. Seattle amplió su ventaja a 21-3 al medio tiempo.

Después de que los Seahawks anotaron un TD en su primera serie ofensiva de la segunda mitad, los Texan enlazaron lo que fue su mejor marcha ofensiva del partido al avanzar desde su propia yarda 35. Houston anotó en un pase de TD de 27 yardas de Carr a Domanick Davis. Los Texans se acercaron en el marcador 28-10 pero el hecho de que fueron limitados a sólo dos series ofensivas más el resto del partido, fue difícil tratar de remontar el marcador. Los Seahawks respondieron con dos marchas ofensivas de TD de 76 y 88 yardas para sellar el triunfo. Entrando al partido los Seahawks eran el mejor equipo con 11 series ofensivas de 80 yardas o más en las cuales anotaron TD. Contra los Texans lograron series ofensivas en sus seis touchdowns de 69, 96, 70, 76 y 88 yardas.

Simplemente la escuadra defensiva de los Texans fue atropellada casi a voluntad por parte de los Seahawks. Contribuyendo a los problemas de los Texans fue la lesión del LB veterano Kailee Wong quien sufrió una lesión en su rodilla derecha. También perdieron al safety suplente Jason Simmons.

Houston mantiene su racha de anotar sólo un TD por partido ésta temporada y los Texans aún no han anotado ningún punto en el primer cuarto de sus partidos en toda la temporada actual. Estos problemas, aunados a la pésima participación por parte de la escuadra defensiva, resultaron en una de las derrotas más impresionantes en la historia de los Texans. La derrota para Houston les mantiene en el sótano de la división con marca de 0-5 y con un partido en Reliant Stadium el próximo domingo con el único equipo que entrando al partido de Monday Night Football, es el único invicto en la liga, en los Indianápolis Colts. Después de haber sido dominados en Seattle, Houston entra a la etapa más difícil de la temporada al enfrentar a los Colts y Jacksonville Jaguars en tres de sus próximos cuatro partidos.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising