Una estampida de Broncos

DENVER, Colo. -- Los Houston Texans llegaron hasta el INVESCO Field en Mile High en búsqueda de un tercer triunfo consecutivo de la campaña. En cambio, los Texans cayeron a 4-4 contra una escuadra de los Denver Broncos hambrienta de una victoria en casa luego de caído derrotados en partidos consecutivos. Denver mejoró su marca a 6-3 con un triunfo 31-13 sobre Houston, conseguido ante una complacida parcialidad de 71,764 fanáticos.

El corredor de los Texans Domanick Davisconsiguió las dos anotaciones de Houston y terminó la jornada con 71 yardas terrestres. La defensiva de Denver limitó al receptor Andre Johnson a solamente tres recepciones que acumularon 28 yardas, mientras que sus colegas Jabar Gaffney y Derick Armstrong terminaron con seis atrapadas cada uno que sumaron 86 y 84 yardas, respectivamente.

El mariscal de campo de los Broncos Jake Plummer terminó el día completando 16 de 24 pases, acumulando 234 yardas, cuatro anotaciones y un índice de pasador de 137.8, mientras que el corredor Reuben Droughns encabezó el juego terrestre con 120 yardas acarreadas.

El mariscal de campo de los Texans David Carr completó 22 de 41 pases, y encontró a siete receptores distintos para sumar 245 yardas.

Houston fue capaz de generar 331 yardas de ofensiva total, contra 364 de los Broncos, pero nueve castigos totalizaron 109 yardas, limitando seriamente los esfuerzos de los Texans.

Los Texans ganaron el sorteo con la moneda e inmediatamente comenzaron su búsqueda de acercarse a la anotación mediante un inicio rápido y potente. Carr encontró al receptor Corey Bradfordpara avance de cinco yardas. Con presión impuesta por la defensiva de los Broncos, Carr se escapó del bolsillo para conectarse con Gaffney en un lanzamiento a la carrera con el que lograron avanzar 13 yardas y conseguir un primer intento.

En el mediocampo, los Texans continuaron su avance con una conexión entre Carr y Gaffney, lo que les otorgó otras seis yardas, y después el mariscal de campo hizo lo propio con el corredor de fuerza Moran Norrisy con Johnson, jugada con la cual alcanzaron la yarda 19 de Denver. La marcha se detuvo y el pateador **Kris Brown *salió para intentar un gol de campo de 37 yardas. La patada de Brown se fue ancha hacia la derecha y la ofensiva de los Broncos tomó posesión.

La defensiva de los Texans forzó a los Broncos a un "tres y afuera" en su primera posesión ofensiva. La ofensiva de Houston se hizo del ovoide pero despejaron casi tan rápidamente como lo habían hecho sus rivales. Chad Stanelyingresó para hacerlo, despachándose con una patada de 55 yardas que llegó a lo profundo del territorio de los Brocons, permitiendo que **Tony Hollings *derribara el balón en la yarda uno.

Con 99 yardas por delante, la ofensiva de Denver puso manos en la masa. El corredor Reuben Droughns mantuvo a las cadenas en movimiento con acarreos de nueve y seis yardas. Dos jugadas después, el esquinero de los Texans Aaron Glenn fue penalizado por una interferencia de pase en su afán de marcar al receptor Ashely Lelie, permitiendo que los Broncos ingresasen en territorio de los Texans, en la yarda 48. El corredor Garrison Hearst acercó a la unidad ofensiva un poco más a la zona de anotación con dos acarreos que acumularon siete yardas. Dos jugadas más tarde Plummer encontró a Putzier hacia la banda izquierda en una anotación de 34 yardas que colocó a los Broncos adelante 7-0 al final del primer cuarto.

Los Texans alcanzaron el mediocampo en la marcha siguiente, pero en cuarto y uno enviaron a Carr a que realice un "acarreo de mariscal" en procura de la primera oportunidad. Pero el mariscal de campo no consiguió pasar por entre la pila de cuerpos y entonces la posesión quedó en manos de la ofensiva de Denver en la 50.

Los Broncos consumieron un poco más de tres minutos de juego y consiguieron alcanzar la yarda 34 de Houston, una ubicación lo suficientemente buena como para intentar un gol de campo de 52 yardas. La patada de Elam hizo que el ovoide ingresara entre los postes, para que los Broncos extiendan su ventaja a 10-0.

En la búsqueda de acortar distancias, la ofensiva de los Texans saltó al campo de juego con un sentido de la urgencia. Carr encontró a Gaffney con un pase de 28 yardas en la primera jugada de la marcha. Pero Carr fue capturado en dos de las tres siguientes jugadas y Houston fue forzado a despejar el ovoide hacia Denver.

La defensiva de los Texans estaba determinada a detener los embates de los Broncos. Droughns se despachó con acarreos de una y dos yardas antes de que el tackle defensivo de los Texans Seth Payne capturara a Plummer para un retroceso de nueve yardas, por lo que el equipo de despeje de los Broncos debió ingresar en el terreno de juego.

El apoyador de Houston Antwan Peekse lanzó con velocidad de rayo para bloquear la patada de Micah Knorr, siendo ese el tercer bloqueo de despeje de la historia de los Texans. Jonathan Wells tomó el balón y lo llevó hasta la yarda uno. Davis ingresó en la zona de anotación en la primera jugada ofensiva mediante un acarreo para poner el marcador 10-7, todavía a favor de Denver.

La ofensiva de los Broncos se rehusó a permitir que el ímpetu del partido se fuera de su lado y una vez más se puso a la zona de anotación entre ceja y ceja. Droughns acumuló 20 yardas en cuatro acarreos antes de que Plummer lanzara un perfecto espiral de 40 yardas hacia la línea de banda que cayó en manos de Lelie, lo que aumentó la ventaja de Denver nuevamente, siendo en ese momento el marcador de 17-7 con menos de dos minutos por jugar en la mitad.

La ofensiva de Houston no logró conseguir la cantidad suficiente de primeros intentos para mantener la siguiente marcha con vida, y la ofensiva de los Broncos tuvo otra oportunidad de sacar una distancia mayor.

Le tomó solamente 53 segundos anotar a Denver, recorriendo un total de 53 yardas al final de la mitad. Plummer encontró a Putzier para avance de 14 yardas por aire y continuó con su faena de pases con un lanzamiento de 15 yardas al ala cerrada Dwayne Carswell y otro de 11 a Lelie. Tres jugadas después Plummer encontró abierto a Rod Smith en una esquina del fondo de la zona de anotación para estampar un 24-7 en el marcador llegado el mediotiempo.

Denver inició la segunda parte del juego estruendosamente. Plummer encontró al corredor de fuerza Kyle Johnson en la marcha inicial para conseguir una anotación de 23 yardas que selló la marcha de 80 yardas y siete jugadas orquestada por los Broncos, y así la ventaja se estiró a 31-7.

Houston despejó en su siguiente posesión y la ofensiva de los Texans saltó al terreno de juego por segunda ocasión en el tercer período.

Droughns se encargó del trabajo, acarreando seis veces para ganancia de 28 yardas, pero la defensiva de los Texans fue capaz de mantenerse firme para que los Broncos deban recurrir a su cuadro de despejes. Pero Carr y compañía tuvieron otro "tres y afuera" para devolverle el ovoide a Denver.

Los Broncos alcanzaron distancia de gol de campo, pero un castigo de "sujetando" cobrado al jugador de los Broncos Patrick Hape negó el exitoso gol de campo de 46 yardas de Elam y Denver prefirió entonces despejar.

Carr lanzó un pase de 44 yardas Armstrong en la jugada inicial de la marcha, la recepción más larga en la carrera de este jugador. Desde la 36 de Denver, Davis fue capaz de conseguir acarreos positivos de dos y nueve yardas antes de que Carr se lanzara sobre la primera oportunidad en cuarto y uno. Dos jugadas más tarde Davis consiguió la segunda anotación por tierra de la jornada, de una yarda, que sumaron seis puntos para Houston. Carr buscó a Gaffney en el fondo de la zona de anotación en el intento de dos puntos, pero el lanzamiento cayó incompleto, por lo que el marcador se mantenía en 31-13 en favor de Denver.

La defensiva de los Texans se las arregló para detener a los Broncos en la siguiente marcha, y mientras lo hacía el esquinero Dunta Robinson abandonó el partido luego de golpear en una tacleada al corredor de fuerza de los Broncos Kyle Johnson.

Con solamente poco menos de cuatro minutos por jugar, la ofensiva de los Texans no avanzó y Stanley despejó nuevamente hacia los Broncos, con la advertencia de los dos minutos ya muy cerca.

Los Texans recuperaron el balón con menos de dos minutes por jugar, pero no pudieron convertir en su esfuerzo final, y Denver selló el triunfo 31-13 de cara a su fecha libre del fin de semana próximo.

Houston está ahora un juego detrás de Jacksonville en la AFC Sur y la semana que viene tratará de regresar a la senda de la victoria cuando visite a su rival divisional Indianapolis en el RCA Dome.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising