Una preparación efectiva

La pretemporada ha llegado a su fin y ahora los partidos cuentan. Antes de adelantar cualquier pronostico de la temporada 2004 por que no evaluamos lo logrado en el campamento y los partidos de preparación.

Lo que resaltó más durante el proceso de evaluación fue el hecho de que el QB David Carr se notó claramente más en control del ataque ofensivo. Sus estadísticas de pretemporada respaldan esta conclusión. Completó el 70 por ciento de sus pases logrando 305 yardas, dos touchdowns y una intercepción. Algo que cabe mencionar fueron las dos series ofensivas de 76 yardas contra Denver en el tercer partido de pretemporada. Ambas series bajo la dirección de Carr resultaron en TD y ambas fueron ejemplos perfectos de lo efectivo y balanceado que puede ser este ataque ofensivo.

Domanick Davis, aunque participó poco en la pretemporada debido a una lesión en su tobillo, eventualmente demostró que lo logrado en el 2003 por el novato del año de la NFL, no fue un accidente. Davis promedió siete yardas por acarreo en su participación limitada pero en cada jugada fue evidente su velocidad y potencia al momento de atacar la línea de golpeo. Esta temporada, si se mantiene sano, 1,500 yardas por tierra están a su alcance.

El cuerpo de receptores presentó lo que se anticipaba. Andre Johnson continua su desarrollo, Corey Bradford y Jabbar Gaffney, aunque se sienten más confiados en el esquema, necesitan aumentar el volumen de recepciones respectivamente. La revelación de esta pretemporada es Derrick Armstrong quien logró nueve recepciones para 102 yardas y un TD. El año pasado Armstrong anotó su primer TD como profesional en el partido contra Tennessee y esta temporada promete anotar muchos más. Lo que impresiona más de Armstrong es la manera que lucha por cada balón que se lanza a su dirección. Cuenta con buen tamaño y es efectivo al utilizar su cuerpo para sacar de la jugada al jugador defensivo que le trata marcar. Si mantiene su progreso pudiera ganarse más tiempo en la cancha como el tercer receptor especialmente si Bradford y Gaffney entran en rachas como las del 2003 en las cuales no lograban recepciones en partidos.

La línea ofensiva titular permitió sólo dos capturas de Carr esta pretemporada. De cualquier manera, esto no implica que todo esta resuelto especialmente en el lado izquierdo de la línea. Steve Marshall, el entrenador responsable de la línea ofensiva, ha comentado que aún nada esta definido al cien por ciento. Dependiendo el desempeño de Seth Wand en la posición de tackle izquierdo, todo puede cambiar. Por lo menos el equipo cuenta con opciones y jugadores con experiencia que pueden funcionar si se tienen que realizar algunos cambios para afinar la protección.

La escuadra defensiva entra a la temporada como el factor determinante del éxito del equipo esta temporada. Es claramente evidente que la escuadra ofensiva ha mejorado pero lo mismo no se puede decir de sus compañeros al otro lado del balón. Mucho depende de la recuperación de dos de los tres titulares en la línea defensiva. Seth Payne apenas vio su primera acción contra Tampa Bay y Gary Walker tiene que regresar a su nivel de hace dos años. Su lesión más reciente en su ingle será factor el resto de la temporada. Sin estos dos jugadores, Robaire Smith recibirá dobles bloqueos constantes. Por lo tanto la contratación del agente libre más importante de la escuadra defensiva para el 2004 pudiera ser prácticamente anulada si no se mantienen relativamente sanos Payne y Walker.

Esta pretemporada mostró vistazos de lo efectivo que puede ser la combinación de Jason Babin y Antwan Peek. Contra los Cowboys en una sola jugada Babin forzó un balón suelto y Peek lo recuperó. Para que esta defensiva funcione y sea efectiva, el novato Babin, Peek y el veterano Kailee Wong tienen que presionar constantemente al QB rival. Hasta el momento Wong no lo ha podido hacer consistentemente como Texan. La tarea también puede ser demasiada para los jóvenes Babin y Peek pero cuentan con el potencial para ser efectivos. En el centro de la cancha Jay Foreman y Jaime Sharper se encuentran listos para lo que puede ser su mejor campaña como profesionales. Pero a la vez para que esto se realice, la línea frontal tiene que ser más efectiva de lo que fue en el 2003.

En la defensiva secundaria encontramos profundidad y a la vez un jugador de tremenda habilidad que tendrá que destacar bajo mucha presión. Aaron Glenn continúa como uno de los mejores esquineros de la NFL. Entra a la temporada regular completamente sano y listo para regresar al nivel que le llevó al Pro Bowl hace dos años. Los safeties Eric Brown y especialmente Marcus Coleman le dan a Houston mejores opciones de lo que presentó en el 2003. Coleman cuenta con excelente velocidad y conoce perfectamente el esquema defensivo y es claramente el mejor jugador que Houston jamás ha colocado en esta posición.

Dunta Robinson, la primera selección del equipo, tomara la posición de esquinero titular. Como vimos contra Denver, los mariscales y receptores rivales le atacaron jugada tras jugada. En momentos Robinson destacó y en momentos se notó que era novato. Este será el proceso para Robinson hasta que pueda mostrar que es capaz de superar el reto.

El ataque ofensivo de los Texans se encuentra en su mejor momento. La escuadra defensiva entra a la temporada regular con muchas interrogantes. Las expectativas de esta, la tercera temporada de los Houston Texans, ha capturado el interés y la imaginación de sus aficionados. Es interesante considerar todo lo que puede lograr un equipo tan joven y con tanto potencial.

Enrique Vasquez es comentarista en la Cadena de Radio en español de los Houston Texans. Pueden sintonizar los partidos en Houston en KLAT 1010 AM, en San Antonio en KXTN y en el Valle de Texas en KGBT.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising