Mariscales listos para cierre de temporada

Check out snapshots of the action from the Texans at Titans Week 16 matchup.

En un fin de semana de sorpresas en la NFL, los Texans se encargaron de lo propio y despacharon a los Tennessee Titans de manera impresionante. El triunfo de 34-6 sobre su rival divisional perfila a los Texans a lograr su meta de ganar la división por tercera ocasión en su historia y calificar a la post temporada. Un triunfo este Domingo sobre los Jacksonville Jaguars solidificaría su puesto sin tener que depender de los otros ocho resultados que necesita Indianapolis para robarse el boleto. Por lo tanto el equipo tendrá la oportunidad de asegurar su lugar en playoffs en casa en frente de su afición apasionada que tanto se merece de un equipo ganador. Ahora, al borde de lograr lo más improbable en la historia de la franquicia considerando lo que se ha tenido que superar en el 2015, por que no analizamos como es que los Texans han logrado mantener en la pelea. Y más importante, como el desempeño en el puesto de QB puede impulsar al equipo a ser la sorpresa de la post temporada.

El inicio de temporada de récord de 2-5 fue una etapa de aprendizaje para todo el plantel y los entrenadores. Comenzando con el puesto de QB en donde claramente se fue titubeante y se descartaron meses de trabajo en lo que fue una decisión de impulso. Brian Hoyer y Ryan Mallett nunca pudieron establecerse en sus respectivos papeles y esto se reflejó en los resultados y bajos rendimientos.  El puesto de mariscal es el más importante en el plantel y en el momento que esto se resolvió, el equipo inició el proceso de encontrar su identidad. Hoyer encontró su confianza y más importante tomó control de la situación. En sus partidos como titular el equipo cuenta con récord de 4-4. Pero en los cinco partidos desde la fecha siete cuando retomó su puesto como el titular, Hoyer ha lanzado para 1,011 yarda, siete pases de TD y sólo tres intercepciones.

El equipo ganó tres de estos partidos y dos más en su ausencia para sumar las ocho victorias con las que cuenta actualmente. En la temporada, sus 18 pases de TD le valen para la cuarta máxima cantidad en una temporada completa en la historia de la franquicia y esto lo ha logrado en sólo ocho partidos como titular y dos como suplente. Algunos pueden comentar que no es de nivel de la NFL y se lamentan al considerar que los Texans no cuentan con QB de calibre de franquicia. Pero sus números y desempeño indican lo contrario. Podemos voltear a equipos como Chicago, San Diego, New Orleans, San Francisco, Baltimore y Miami en donde se encuentran mariscales de campo de franquicia establecidos y otros con altas expectativas en proceso de desarrollo y todos estarán cómodamente en casa viendo la post temporada mientras que Hoyer y los Texans siguen en busca de un titulo. Aún con un QB con potencial o de talla de nivel de franquicia, nada está garantizado. Ejemplos perfectos se encuentran en la división del sur en donde Tennessee y Jacksonville siguen en la calle de la amargura a pesar de jugadores jóvenes en dicha posición que se perfilaban para resolver el puesto para ambas franquicias.

Por lo tanto se tiene que trabajar con lo que tienes a tu disposición y esto es lo que separa a los Texans de básicamente todos los otros equipo. Denver ha tenido que ganar con un QB suplente pero esa situación no se compara debido a que Brock Osweiller es el suplente que ha estado en espera por un buen rato precisamente para el momento en el cual Peyton Manning no pudiera tomar la cancha. Los Texans han encontrado la formula para operar y funcionar semana tras semana a pesar de todos los cambios por decisión propia y los cambios forzados debido a lesiones en el puesto de QB. Sólo cuatro equipos en la historia de la liga han calificado a la post temporada habiendo jugado con cuatro QB's distintos durante una temporada. Con Brandon Weeden habiendo llevado a los Texans a sus últimos dos triunfos, el equipo tiene toda la confianza del mundo de que el puesto no les va a perder el partido y de hecho que es capaz de hacer jugadas para llevarlos al triunfo. Weeden a sido más que eficiente en la operación del ataque. Ha encontrado a su jugador más explosivo en DeAndre Hopkins y ha demostrado ser capaz de hacer los ajustes como fue el caso contra los Titans para liquidar el partido con su brazo derecho después de un inicio de partido algo trabado.

Que no se confunda esto con el pensar de que los Texans cuentan con un Brady o Wilson o Manning en su mejor momento. Pero si han encontrado a un profesional que sigue el plan ofensivo y que juega de manera inteligente. Sea Hoyer o Weeden en la cancha, ambos están preparados y son lo suficiente efectivos para conducir el ataque. Ahora, no han ganado estos partidos ellos solos. Sin duda han sido triunfos colectivos en los que todos contribuyen su granito de arena. Y el más reciente que ha sido agregado al cuadro ofensivo, B.J. Daniels, le puede aportar una nueva dimensión  que presenta una amenaza muy distinta a la defensa rival.

Daniels es un QB con la velocidad y capacidad de correr con el balón y obviamente con la experiencia necesaria para aún presentar la amenaza del pase cuando se encuentra en la cancha. Normalmente un QB no presenta la capacidad de correr con el balón y por lo tanto la defensiva no se preocupa directamente de esta amenaza. Es decir si corre el QB, es un peligro que se puede aceptar y tolerar por que los mariscales no son tan rápidos. Cuando lo son, el cuadro defensivo tienen que dedicar a un jugador para contra restar este peligro. Esta es una dimensión distinta que ahora presentan los Texans en sus formaciones de Wildcat. Con Jonathan Grimes o Cecil Shorts alineado como QB prácticamente lo único que pueden hacer es correr con el balón. Con Daniels en la cancha como mariscal se abre la opción del juego aéreo. Especialmente en semana corta de playoff cuando el enfoque en cada detalle es incrementado, el rival de los Texans tiene que dedicarle tiempo de preparación a esta nueva dinámica. Es simplemente algo nuevo para lo que se tienen que preparar. Sin tener que hacer mucho más que presentar este variante en el último partido, los Texans ya han afectado la preparación de su primer rival de playoff. Esto puede ser la ventaja mínima que marca la diferencia en un partido de tanta importancia.

Sabemos que el punto fuerte del equipo es el cuadro defensivo. Esto es lo que más abre la posibilidad a cosas grandes en la post temporada. Pero no es posible ganar en playoffs sin un cuadro ofensivo que presente una amenaza de poder anotar puntos. Los Texans por fortuna y por buen trabajo en su preparación, cuentan con tres mariscales que pueden hacer lo suficiente para hacer algo de ruido en las próximas semanas. Por que no considerar que los Texans pueden ser la sorpresa en esta post temporada de la NFL.

*Enrique Vasquez, se encuentra en su décimo cuarta temporada en las transmisiones de los Texans. La temporada del 2015 será su cuarta como la voz oficial en español de los Houston Texans y la temporada número 24 transmitiendo partidos de la NFL.

The Houston Texans roster in photos. (Updated 4/16/2021)

*

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising