No es momento de entrar en pánico

Check out these snapshots from the Texans' Week 2 matchup with the Panthers.

En el fútbol soccer, especialmente a nivel de selección, siempre se habla de procesos. La implementación de una idea o esquema de juego o el desarrollo de talento joven. Todo es parte de un plan que se implementa a largo plazo. El proceso de los Texans bajo la dirección de Bill O'Brien cuenta con 18 partidos de implementación y hasta este punto cuenta con marca de 9-9 en lo que se refiere a triunfos y derrotas. El trabajo está lejos de considerarse cumplido y por lo tanto, a pesar del inicio de temporada de 0-2, no se puede entrar en pánico.

The Texans fans showed up loud and proud in Charlotte for the Texans at Panthers matchup.

No se puede negar que el equipo de los Texans, en ambas derrotas ha demostrado poco de lo que vimos en el equipo que inicio el 2014 con dos triunfos. Principalmente en lo que se refiere al cuidado y robo del balón. Tres balones perdidos han resultado en puntos para el rival y cuando se pierde ambos partidos por un TD cada uno, queda muy claro que esto tiene que cambiar. La temporada pasada el equipo robó 34 balones y esto sin duda facilitó el trabajo del cuadro ofensivo. Contra Carolina, el único robo de balón no se pudo concretar al ser anulado por un castigo. La presión sobre el QB rival no se ha podido desatar a lo máximo debido a que los Texans no han tenido ventajas en los partidos o por lo menos ventaja de impacto más aya del 3-0 durante la primera mitad contra Carolina. Con la ventaja en el marcador el cuadro defensivo de los Texans es mucho más efectivo. A pesar de que JJ Watt cuenta con tres capturas en dos partidos jugados, no hemos podido ver su dominio a lo máximo. Jadeveon Clowney está entrando en forma y pronto podrá duplicar lo de Watt. Por su parte la defensiva secundaria ha permitido tres pases de TD en dos partidos y dos de estos fueron bajo la cobertura de Kareem Jackson y Jonathan Joseph los esquineros principales del equipo. Se ha invertido mucho en estos dos puestos para no ser más efectivos temprano en la temporada.

El cuadro ofensivo tiene que entrar en ritmo. Quien sea el QB en la cancha el cuadro ofensivo tiene que encontrar la manera de mover el balón por tierra. Entre los tres corredores principales el promedio de 3.6 yardas no es tan malo pero como equipo el promedio de 2.8 por acarreo es espantoso. Esto tiene que mejorar. Parte de esta inefectividad ha sido las lesiones en la línea ofensiva. Duane Brown se perdió el partido contra Carolina y luego una lesión a Jeff Adams obligo cambios al puesto de tackle derecho. Los Texans iniciaron el partido con jugadores nuevos en tres de los cinco puestos en la línea ofensiva. Se espera con ansiedad el regreso de Arian Foster pero la realidad es que el bloqueo tiene que mejorar y por mucho. Los corredores han tenido que esquivar demasiados tackleos detrás de la línea de golpeo y esto es algo que ni el gran Foster puede superar de manera consistente.

Mas aya de los corredores, los receptores tienen que ser mucho más seguros con el balón. Contra Carolina por lo menos cuatro balones lanzados debieron haber terminado en un pase completo. Desde Keith Mumphrey hasta Nate Washington y Cecil Shorts han soltado pases esta temporada. Con una opción menos entre las alas cerradas debido a la lesión de Ryan Griffin, Garrett Graham y CJ Fiedorowicz tienen que participar más. Graham por su parte brilló en su recepción de TD contra las Panteras con su atrapada a una mano y con juego impresionante de pies para asegurar que la atrapada fuera válida en el fondo de la zona de anotación. Pero esta recepción brillante no puede ser contrarrestada por balones sueltos de los receptores. No importa quien es el QB, corredores y receptores tienen que ser más efectivos y consistentes.

Ahora, el puesto de QB. Ryan Mallett inició su tercer partido en la NFL este pasado Domingo. No es excusa, simplemente es la realidad. Pero los problemas de Mallett en el partido no son completamente debido a su falta de experiencia. Algunos balones que lanzó no fueron los más precisos y esto es parte de lo que lo mandó a la banca para iniciar la temporada regular. La realidad es que se cuentan en una mano los mariscales de campo que pueden ser efectivos y que pueden controlar un juego cuando no tienen un juego terrestre que sea factor. Por lo tanto los problemas de la posición de QB serán mucho más fácil de resolver cuando el ataque ofensivo pueda encontrar un mejor juego terrestre.

Después de dos fechas jugadas los Texans han contado con algo de suerte y ayuda. Con las dos derrotas de Indianapolis, así como los Texans, se encuentran empatados en el fondo de la división. Los Texans tienen que encontrar la manera de ganar este Domingo en la visita de Tampa Bay en lo que será el Día de la Herencia Hispana en el NRG Stadium. A pesar de los problemas evidentes en la cancha en los primeros dos partidos no se puede negar la entrega y trabajo de los jugadores al encontrarse en oportunidad de empatar tarde en ambos partidos. Se trata de mejorar detalles. Nada resuelve los problemas como un triunfo así es que por el momento se tiene que continuar en el proceso y seguir trabajando. Es temprano en la temporada. Aun no es el momento de entrar en pánico.

Enrique Vasquez, se encuentra en su décimo cuarta temporada en las transmisiones de los Texans. La temporada del 2015 será su cuarta como la voz oficial en español de los Houston Texans y la temporada número 25 transmitiendo partidos de la NFL.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising